ViralPlus

¿Tienes gato? Evita meter en casa cualquiera de estas plantas

  • Es algo muy común entre los felinos, el comer hierba o plantas
  • Los compuestos de ciertas plantas son perjudiciales para los gatos
Imagen: iStock

A diferencia de los perros, se suele decir que los gatos son más independientes y ariscos. Sin embargo, a pesar de que este es un mito extendido, los felinos son también animales cariñosos. Todo aquel que tenga un gato sabrá que son animales curiosos, juguetones y mimosos, razón por la que se ganan la admiración de muchos.

Una de las cosas más comunes entre los gatos, al igual que otros animales, es comer hierba o plantas que le rodean. Si bien algunas de ellas cuentan con propiedades que les aportan una gran cantidad de beneficios, existen otras que son tóxicas y que pueden ser todo un peligro para ellos.

¿Cuáles son las plantas más tóxicas para los gatos?

Lirio: Estas flores son perfectas para decorar el hogar, sin embargo es muy tóxica para los gatos. Los lirios contienen cristales de oxalato que pueden causar insuficiencia renal a los felinos.

Alocasia u oreja de Elefante: El aspecto exótico de la alocasia, hacen que esta planta sea una de las más escogidas para decorar nuestro hogar, pero suponen todo un peligro para los gatos. Al igual que los lirios, la alocasia también puede producirles problemas renales pero esta vez es debido a los oxalatos de calcio insolubles que contiene esta planta.

Jade: Jade es una planta muy popular gracias a los pocos cuidados que necesita. El consumo de esta planta por parte de algún felino, le causará vómitos y problemas neurológicos como falta de coordinación o incluso depresión.

Crisantemo: Estas coloridas plantas son utilizadas muchas veces para dar un toque de luz a una habitación de la casa, sin embargo, no es recomendable tenerlas cuando hay un gato cerca. El crisantemo tiene altos niveles de toxicidad y si un gato lo consume puede provocarle dermatitis, diarrea, vómitos o incluso falta de coordinación.

Aloe vera: Cada vez es más común encontrarnos una planta de aloe vera en hogares de todo el mundo. Esta planta cuenta con muchos poderes curativos para las personas pero puede ser todo un peligro si la consume un gato. Con el gel de su interior no hay ningún problema pero si un gato come la parte gruesa que lo cubre, puede tener problemas gastrointestinales, como vómitos o diarrea.

Hiedra del diablo: Este tipo de plantas son muy utilizadas para decorar las paredes de la casa. Al igual que la alocasia, también conocida como oreja de elefante, contiene oxalatos de calcio insolubles que son muy dañinos para los gatos. Su consumo puede provocarles irritación en boca, garganta, labios y lengua, además de un babeo excesivo, ardor estomacal y vómitos.

Planta de serpiente: El estilo moderno y la elegancia de la planta de serpiente son puntos clave que hacen que este tipo sea muy utilizado para decorar el interior de una casa. Sin embargo, sus compuestos químicos, llamados saponinas, pueden hacer que los gatos tengan náuseas, vómitos o incluso diarrea, al consumirla o simplemente masticarla.

Tulipán: Los tulipanes son las flores de Holanda por excelencia. Estas flores son muy utilizadas durante los meses de primavera, para dar color a casas de todo el mundo y crear arreglos florales. Si bien son unas flores hermosas, pueden ser muy tóxicas para los gatos que las consuman. Un gato que consuma este tipo de planta, puede padecer vómitos, diarrea, depresión o hipersalivación.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin