Buscar

Teletrabajo: consejos para concentrarte mejor durante tu jornada laboral en casa

23/03/2020 - 11:45
  • Trabajar desde casa provoca desmotivación en muchas personas
  • Algunos consejos permiten sentirse más activo realizando teletrabajo
Más noticias sobre:
Imagen: iStock

Uno de los mayores cambios empresariales que han provocado las medidas del estado de alarma es el teletrabajo. Trabajar desde casa permite a una gran cantidad de empresas continuar prestando sus servicios mientras cumple la legalidad vigente del estado de alarma, además de reducir la posibilidad de tener problemas financieros o administrativos en este momento de tanta tensión.

Esta opción es fantástica para poder continuar trabajando y contribuir a la vez a reducir los casos de contagiados en el mundo. Sin embargo, puede ser todo un abismo para quienes la llevan a cabo. No salir de casa para trabajar hace que muchas personas pierdan el control del tiempo y no tengan la motivación necesaria para sentirse realizados con sus obligaciones. Aún así existen algunos consejos que pueden cambiar esta situación y pueden ayudar a que los trabajadores se concentren mejor durante su horario laboral en casa.

Consejos para trabajar mejor desde tu propia casa

No empezar a trabajar justo cuando te levantas: Generalmente, cuando nos levantamos, desayunamos mientras nos informamos de los sucesos del mundo y sobre las cosas que pasaron en la empresa a través del teléfono móvil. Esto puede estar bien cuando luego podemos despejarnos de camino al trabajo. Sin embargo, cuando teletrabajamos no es del todo recomendable. Es mejor esperar a estar totalmente despierto y activo para empezar a tratar las labores del trabajo.

No trabajar desde el sofá: El sofá es uno de los lugares más cómodos de nuestro hogar, pero no por ello el más adecuado para trabajar. Colocarnos en el sofá para hacer nuestras tareas diarias, hará que no sigamos nuestra rutina habitual, afectando directamente a nuestra motivación.

Comer de manera saludable: Cuando trabajamos desde casa, perdemos el control del tiempo y tenemos una sensación de cansancio en nuestro cuerpo debido a estar tantas horas sentado haciendo lo mismo. Esto hace que pillemos lo primero que encontramos en la despensa para comer y no cuidemos la nutrición. No hace falta ser un experto ni pasar muchas horas en la cocina para comer de manera saludable. Si tenemos claro qué comer cada día y gestionamos el tiempo para alimentarnos de forma equilibrada, tendremos más energía en nuestro día a día.

Habla con otras personas: Cuando trabajamos desde casa es algo común aislarse del mundo que nos rodea. Esto provoca que tengamos la sensación de estar totalmente solos, lo que puede llegar incluso a ocasionar ansiedad. Para estar mejor y poder ser más productivo en nuestra vida en general, lo ideal es hablar por teléfono o mediante videollamada con nuestros compañeros, amigos y/o familiares.

Ponerse ropa cómoda: Trabajar desde casa hace que no sea necesario vestirse como cuando tenemos que ir a la oficina, e incluso que muchos se pasen todo el día en pijama. Obviamente no es necesario vestirse elegante cuando vamos a trabajar desde nuestra propia casa, pero para empezar la rutina laboral con energía, hay que llevar ropa cómoda y limpia.

Establece tu horario laboral: Al no tener que salir de casa para realizar nuestra jornada laboral, es muy fácil perder el control del tiempo y que nos quedemos muchas más horas trabajando. Para poder estar más enérgicos tanto en el trabajo como en nuestra vida en general, lo ideal es marcar un buen objetivo dentro de nuestra jornada laboral y tener algún plan que hacer por la tarde o noche (aunque sea en nuestra propia casa).

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.