ViralPlus

Diez de las cosas con más gérmenes que puedes encontrar en tu casa

  • Algunas de las cosas que utilizamos diariamente están llenas de gérmenes
  • La humedad o el frecuente uso son factores que ayudan a la proliferación de bacterias
Imagen: iStock

La higiene es algo básico para que una persona tenga una vida saludable. Por un lado, es importante que cuidemos nuestra higiene personal, aseándonos de manera correcta y con la frecuencia necesaria, y por el otro, que mantengamos nuestra casa limpia, para alejar de ella posibles bacterias de su interior. Son muchas horas las que pasamos dentro del hogar y por ello la limpieza es esencial para cuidar nuestra salud.

Aunque no seamos conscientes de ello, dentro de nuestra propia casa existen una serie de objetos que aunque parezcan limpios por fuera, pueden acumular cientos de gérmenes. Algunas de estas cosas son bastante obvias como la taza del váter, sin embargo, también hay otras que usamos a diario y pueden acumular gérmenes de todo tipo.

Los 10 objetos con más gérmenes dentro de nuestra casa

El fregadero de la cocina: Al quedar restos de comida es muy fácil encontrar diferentes bacterias en el fregadero de nuestra cocina y más sabiendo que en las zonas húmedas los gérmenes se multiplican. Para eliminar las bacterias de nuestro fregadero es recomendable desinfectarlo con algún producto cada dos días y luego mantenerlo con agua y un poco de lejía durante aproximadamente 5 minutos.

Las manijas de las puertas: Los picaportes o manijas de las puertas son tocados por todos los miembros del hogar, convirtiéndose con ello en una de las zonas con más gérmenes. Según los expertos, las bacterias pueden sobrevivir hasta 24 horas en una manija por lo que desinfectarlas con toallitas antibacterianas es lo más recomendable. Otra recomendación es utilizar manijas de cobre o bronce y latón, ya que son materiales antimicrobianos y eliminan más rápido las bacterias.

La taza del váter: Como es obvio, la taza del váter es uno de los objetos con más gérmenes de nuestra casa y, sin embargo, no somos conscientes de hasta qué punto. En la taza del váter podemos encontrar hasta 3,2 millones de bacterias, lo que se debe en gran parte a las partículas que quedan en ella tras tirar de la cadena. Simplemente con cerrar la tapa antes de tirar de la cadena, se puede mantener la taza del váter más limpia.

El mando a distancia: El mando a distancia es uno de los objetos más utilizados de nuestra casa y uno de los que menos se limpian. Como en el caso de las manijas de la puerta, estos objetos pasan por las manos de todos los miembros de la casa, por lo que es lógico que en ellos se acumulen las bacterias. Es recomendable limpiar la superficie de los mandos a distancia con una toallita bacteriana y sus botones con un bastoncillo mojado en alcohol.

La tabla de cortar: Aunque en un principio la tabla de cortar sea un artilugio liso, el frecuente uso que le damos vuelve su superficie rugosa donde las bacterias se pueden acumular. Utilizar tablas de cortar fabricadas con madera de roble o de pino es lo más recomendable ya que cuentan con propiedades naturales antibacterianas naturales.

La cafetera: Los lugares húmedos son los más propensos a acumular bacterias y la cafetera no iba a ser menos. Para eliminar los gérmenes que se puedan quedar en los orificios de una cafetera, hay que limpiarla completamente por lo menos una vez al mes. Tras esto, se debe poner a funcionar colocando vinagre en su depósito y luego con agua para eliminar posibles restos.

Los zapatos: Realmente no somos conscientes de todo lo que tocamos con nuestros zapatos y de todas las bacterias que estos pueden acumular tanto en su exterior como en su interior. Aunque no podemos dejar de usar zapatos por la calle, sí que existen algunas recomendaciones para mantenerlos más limpios. Lavar los zapatos con frecuencia, usar calcetines antimicrobianos o no usar los zapatos dentro de casa son algunas de las sugerencias de los expertos.

Las almohadas: En una almohada se pueden encontrar hasta 350.000 colonias de bacterias vivas como también una gran cantidad de ácaros de polvo. Además de cambiarla cada mínimo 2 años, los expertos recomiendan lavarlas en seco cada pocos meses.

El cepillo de dientes: Al ser un artículo de higiene, los cepillos de dientes están más expuestos a los gérmenes. Si a esto le añadimos su alto nivel de humedad y lo cerca que está del baño, las probabilidades aumentan. Aclarar el cepillo de dientes con enjuague bucal antes y después de utilizarlo es lo más recomendable según los expertos.

El teléfono móvil: Nuestro teléfono móvil es un filtro real para la transmisión de gérmenes. Además de acumularse en él cientos de bacterias por el frecuente uso que le damos, al acercárnoslo a la cara y especialmente a la boca, lo hacen todavía más dañino para nuestra salud. Desinfectarlo con bastante frecuencia, poniendo especial atención a todos sus orificios, es lo más recomendable.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0