ViralPlus

La razón por la que deberías limpiar la correa de tu perro

  • La correa es un objeto que se ensucia con facilidad
  • Debe limpiarse por lo menos una vez al mes
Imagen: iStock

En nuestro día a día hay gran cantidad de objetivos que utilizamos de forma continua y no limpiamos todo lo que deberíamos. ¿Se te ocurre alguno? Este es el caso de nuestro teléfono móvil, nuestra botella de agua, el pijama etc. Si tienes una mascota, además de su rutina de aseo que llevas a cabo, ¿has pensado en todos los gérmenes que puede tener su correa?

La correa es un objeto que se ensucia con rapidez, ya que está continuamente en contacto con las manos y el exterior. Se mancha regularmente ya que al estar en contacto con las manos llevamos todo los microbios al objeto, a la vez que, almacena pelos y saliva de nuestra mascota, e incluso también puede llegar a impregnarse de tierra y barro de la calle.

Durante la época de confinamiento y mientras dure la crisis sanitaria en la que nos encontramos sumergidos, es recomendable mantener una correcta higiene de todos los objetos con los que estamos en contacto de forma diaria, a la vez que, realizar desinfecciones en nuestros hogares, coches, utilizar mascarillas, guantes, etc. En el caso de nuestra mascota y sus accesorios, es lo mismo, ya que nos están acompañando durante este período.

¿Cómo limpio la correa de mi mascota?

Si no sabes si la correa de tu perro está limpia o no, haz una primera prueba visual. ¿Está cubierta de pelo o salpicada de tierra? Si la respuesta es afirmativa, deberías limpiarla antes del próximo paseo. No obstante, si la correa te parece que está en buen estado en un primer vistazo, no te fíes, ya que debe limpiarse por lo menos una vez al mes.

Llegados a este punto, revisaremos cómo realizar una buena limpieza de la correa de nuestra mascota. Si el material de la correa es de cuerda y nylon, puedes desinfectarla de forma sencilla dejándola en remojo con agua caliente y jabón durante al menos diez minutos. Por último, cuélgala y espera a que se seque.

Presta atención a las manchas y otra posible suciedad que tenga más difícil de quitar, puedes utilizar un cepillo de nylon para frotar y conseguir que salgan con efectividad. Algunas correas también se pueden introducir en la lavadora, pero siempre en el interior de alguna bolsa fina y delicada para garantizar que no se deteriore durante su limpieza.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin