ViralPlus

Los errores más comunes que cometemos al usar la mascarilla

  • Existen algunos errores que solemos comentar al usar la mascarilla
  • No manipularla de manera correcta puede afectar a su correcto funcionamiento
Imagen: iStock

El uso de la mascarilla se ha convertido en algo habitual desde que comenzaron los primeros brotes de COVID-19. De la misma manera que el lavado de manos es muy importante, llevar la mascarilla puesta era indispensable para las pequeñas salidas durante la cuarentena y más ahora que dió comienzo la desescalada.

A pesar que el uso de la mascarilla es obligatorio para mayores de 6 años cuando nos encontramos en ciertas situaciones, a muchos todavía les parece extraño tener que usarla a diario. Es por ello que también que nos cuesta más acostumbrarnos a ellas y que al usarlas, cometamos ciertos errores de manera habitual.

Errores más comunes al usar la mascarilla

Colocar mal la mascarilla: Si una mascarilla no se coloca correctamente, no va a cumplir su objetivo. Antes de colocárnosla sobre el rostro, debemos fijarnos que el borde doblado de los pliegues está en la parte interior. Una vez puesta, debemos extenderla de manera que no haya ningún hueco y que cubrimos correctamente nuestro rostro desde la parte superior de la nariz hasta el mentón.

Ponerla y quitarla de manera incorrecta: Existen una serie de medidas que hay que cumplir ante de poner o quitar la mascarilla. Debemos lavarnos las manos antes y después de usarla para evitar un posible traspaso de las bacterias de la mascarilla a la boca o nariz. Por este mismo motivo, solo debemos tocar las gomas de la mascarilla y no su superficie.

Ponerla demasiado tarde: En la actualidad para acceder a cualquier tipo de establecimiento debemos tener puesta la mascarilla, por lo que muchos se la ponen únicamente justo antes de entrar. Esto es un error ya que estos sitios no son los únicos que suponen un mayor riesgo de contagio y pudimos haber estado en contacto con el virus, en cualquier momento antes de acceder a ellos.

Quitarla demasiado temprano: Hay personas que se sacan la mascarilla una vez ya puedan hacerlo dentro de lo que dicta la legalidad, como por ejemplo cuando está en un sitio con la distancia de seguridad suficiente o entran a su coche. Esto no es recomendable ya que al manipularla podemos contaminar ciertas superficies. Además, es menos probable que fuera de casa, tengamos algo para desinfectarnos las manos tras quitarla.

No lavar la mascarilla: Muchas personas se han decantado por las mascarillas de tela frente a las desechables. A pesar de que el virus no sobrevive más de 2 días en este tipo de superficie, los expertos recomiendan lavarlas aplicando altas temperaturas para hacerlas mucho más seguras.

Guardarla de manera incorrecta: Después de lavar la mascarilla correctamente, debemos guardarla para la próxima vez que la necesitemos. No podemos dejarla colgada como haríamos con una chaqueta, sino que debemos meterla en una bolsa de papel para evitar que acabe contaminada.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin