ViralPlus

¿Cuántas latas de atún puedes comer semanalmente para que no sean un riesgo para la salud?

  • El atún enlatado es utilizado por muchas familias en todo tipo de recetas
  • Consumirlo de manera abusiva puede ser peligroso para nuestra salud
Imagen: iStock

De manera general, los peces y otros seres marinos cuentan con niveles de mercurio en su organismo debido a que este metal se encuentra en el mar. Los peces más pequeños lo ingieren en pequeñas dosis al alimentarse, mientras que los peces más grandes están más expuestos debido a que para alimentarse, se comen a los peces pequeños.

Al ser el atún un pez grandes, es normal encontrarnos con mercurio en su organismo. A pesar de que diferentes agencias del estado controlan que estos niveles sean normales y no afecten a los seres humanos, también recomiendan no comer de manera abusiva la carne de estos seres.

¿Cuántas latas de atún se pueden comer a la semana?

Existen diferentes organismos especializados que nos hablan de que no es recomendable consumir más de 2 latas de atún a la semana. Esta cifra no es la misma en caso de niños o mujeres embarazadas, ya que ellos directamente no deberían consumir este tipo de alimentos por el peligro que puede generar el mercurio en sus organismos.

Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, esta cifra puede ser mayor dependiendo del peso de una persona, sin embargo es preferible seguir la regla de las 2 latas máximas para evitar una posible intoxicación a causa del mercurio.

A pesar de que los expertos limitan el número de veces que debemos consumir atún y otros pescados grandes por culpa del mercurio que tienen en su organismo, recomiendan consumir pescado semanalmente. Para seguir disfrutando de recetas de pescado y de todos los beneficios que estos generan en nuestro organismo, podemos elegir otro tipo de pescado como las sardinas o las truchas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.