ViralPlus

Síntomas de alguna enfermedad y otras cosas que nunca deberías buscar en Google

  • Google alberga imágenes e información de todo tipo de cosas
  • En Google se puede subir información falsa o encontrarse con imágenes desagradables
Imagen: iStock

Si bien el teléfono móvil se ha convertido en uno de nuestros complementos del día a día, este no sirve de mucho en el caso de que no tengamos conexión a Internet. Para la mayoría de acciones que realizamos a través de nuestro smartphone necesitamos estar conectados a una red, por lo que si no lo tenemos contratado limitaremos su uso a las llamadas, la cámara y unas pocas herramientas más.

Una de las cosas que más realizamos a través de nuestro teléfono móvil y cualquier dispositivo que tenga conexión a Internet, es buscar en Google. Este buscador es el más popular de todos y ya se ha convertido en todo un referente en su sector. A través de él podemos encontrar información de todo tipo y es por ello que hay que tener cuidado con lo que buscamos. Por un lado podemos encontrarnos con imágenes desagradables que pueden herir nuestra sensibilidad, y por el otro podemos recibir información falsa que asumimos de manera errónea.

Cosas que no debes buscar en Google

Los síntomas de alguna enfermedad: Se han popularizado mucho las bromas con este tipo de contenido por lo radical que es. Si nos encontramos mal y buscamos nuestros síntomas por Internet, lo más seguro es que encontremos que coinciden con un cáncer u otro tipo de enfermedad grave que pone en juego nuestra vida. Algunos síntomas son iguales para diferentes enfermedades o malestares, por lo que lo más seguro es que en nuestro caso, el "veredicto de Google" no sea correcto. Si nos encontramos mal lo más recomendable es ir a un especialista, ya que es el único con los conocimientos necesarios para analizar nuestro caso en concreto.

Información sobre el cáncer: Lamentablemente el cáncer es una de las enfermedades más comunes que nos podemos encontrar a día de hoy. Si buscamos información sobre el tema debemos tener mucho cuidado, ya que solo podemos fiarnos de lo que nos dicen los especialistas. En Internet cualquier persona puede publicar información sea real o no, por lo que si buscamos información de un tema tan delicado, primero debemos corroborar si la fuente es fiable.

Condiciones de la piel: Hay muchas personas que buscan a través de Google algunos aspectos de su piel. En Google podemos encontrar mucha información sobre el tema, pero no podemos conocer a ciencia cierta si estamos en el mismo caso. Si nos preocupa el aspecto de la piel o alguna mancha que apareció de manera repentina, debemos acudir directamente a un dermatólogo. Al hecho de que no se debe buscar esto en Google debemos añadirle, que al buscar diferentes condiciones de la piel nos pueden aparecer todo tipo de imágenes, incluso algunas de lo más desagradables.

Cosas para resolver tus problemas personales: Google es un buscador, no un especialista que nos pueda ayudar en un caso concreto. Si que es verdad, que a través de Google podemos encontrar ciertas páginas, en las cuales descubriremos la forma de contactar con alguien para que nos ayude, sin embargo también podemos encontrar información falsa o casos de fraude. Cuando tenemos un problema personal, económico o de salud, la mejor forma de solucionarlo es yendo directamente a un especialista, ya que tiene los conocimientos adecuados para ayudarnos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.