ViralPlus

Señales inesperadas que podrían indicar que estás bebiendo más agua de la necesaria

  • Deberíamos de ir al baño entre 6 y 7 veces al día
  • Beber agua cuando no tenemos sed es uno de los errores más comunes
  • El agua es necesaria, pero también contraproducente en exceso
Beber agua. Imagen: Pixabay

Si queremos llevar una vida sana deberemos realizar algún tipo de actividad física, pero por supuesto alimentarnos como es debido. La carne, pescado, verdura, frutas o legumbres deberían de estar en la dieta, pero también por supuesto incluir una cantidad de agua recomendada, generalmente dos litros al día. Eso sí y como suele ocurrir, beber agua en exceso también tiene sus puntos negativos.

Verano es una de las épocas del año en las que más agua se bebe por motivos propios. Hace calor y el cuerpo nos pide estar hidratados. Pero tampoco necesitamos irnos a julio o agosto para encontrar momentos en los que tenemos la imperiosa necesidad de beber agua. Cuando hacemos ejercicio, por ejemplo, suele ser uno de esos casos.

Si tenemos el hábito de beber agua de manera constante a diario, cerca de dos litros o más, podríamos tener serios problemas de salud y hay varios indicativos que estarían señalando que tal vez te estés excediendo con la ingesta de agua. Estos son algunos de los signos que deberías vigilar.

Nunca sales de casa sin una botella y siempre tienes una en la mano

Tener agua a mano está bien, pero tampoco hace falta que salgas de casa con una botella en el bolso para dar una pequeña vuelta o ir de tiendas. Mismo caso para cuando, una vez terminada la botella, acudes rápidamente al grifo para llenarla. Recuerda que beber demasiada agua reduce los niveles de sodio en la sangre, por lo que puede provocar que las células de tu cuerpo se hinchen.

Bebes agua incluso cuando no tienes sed

Este sin duda es uno de los signos más claros. Puede que nos hayan recomendado que beber dos litros de agua al día es saludable, pero tampoco hace falta hacerlo de golpe para llegar a esa cifra o incluso beber cuando no tenemos sed. Nuestro cuerpo está preparado para aguantar la deshidratación durante un largo periodo de tiempo, por lo que si tu cuerpo necesita más agua, tranquilo, se encargará de avisarte.

Vas al baño con demasiada frecuencia

Beber agua, en exceso, implica ir más veces de la cuenta al baño. Una acción que se vuelve increíblemente molesta por la noche pues interrumpe el descanso. Ten en cuenta que la mayoría de personas van al baño a orinar entre 6 y 8 veces al día, por lo que si sobrepasas esa escala, por ejemplo en 10 veces a diario, deberías de reducir tu ingesta de agua.

Cansancio durante todo el día

Increíble, ¿verdad? Lo cierto es que el cansancio durante todo el día no está ligado a la ausencia de café, sino que también podría tener que ver con el exceso de agua. Ten en cuenta que los riñones son los responsables de filtrar el agua que bebemos y mantener unos niveles de líquidos equilibrados en la sangre. Si bebemos más agua de la cuenta, el trabajo de los riñones deberá ser aún mayor, lo que implica un esfuerzo extra que no siempre pueden realizar. Esta reacción deja nuestro cuerpo entumecido y con esa sensación tan conocida de cansancio.

Dolores de cabeza y decoloración en manos, labios y pies

Los dolores de cabeza pueden estar provocados por la deshidratación, al igual que otros síntomas, pero también van de la mano de la sobrehidratación. Son reacciones que tiene nuestro cuerpo y entre las que también encontramos otras como la decoloración de manos, pies y labios. Como ya mencionamos, beber demasiada agua provoca que las células de nuestro cuerpo se hinchan, al igual que la piel lo que también se traduce en un ligero aumento de peso. La solución es muy sencilla: reduce la cantidad de basos que te tomas al día.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin