ViralPlus

¿Duermes mal o bien? Así afecta el descanso a tu felicidad en la vida

  • Dormir es muy importante tanto para nuestro bienestar como para nuestra felicidad
  • No dormir bien puede llegar a afectar incluso a la salud física de una persona
Imagen: iStock

Si bien ya muchas personas son conscientes de la importancia que tiene descansar bien, no todas saben que la falta de descanso puede afectar incluso al nivel de felicidad. Una persona puede pasar los mejores momentos de su vida, pero no los puede vivir intensamente si no está lo suficientemente descansado. Esto no tiene que ver con que dormir mal afecta a la hora de sentir cosas negativas, sino que no permite percibir correctamente los momentos felices.

Un reciente estudio de la Universidad de la Columbia Británica ha determinado que la calidad del sueño de una persona puede afectar al nivel de felicidad que esta pueda poseer. Este estudio capitaneado por la psicóloga Nancy Sin, habla de la capacidad de una persona para procesar las emociones y como esta se ve afectada cuando no descansa correctamente.

Dormir mal afecta a la felicidad

Este estudio ha analizado los datos de sueño de casi 2000 personas para poder llegar a esta conclusión. Estos voluntarios de entre 33 y 84 años, ofrecieron los datos de su calidad de sueño a los investigadores durante ocho días completos, tras los cuales pudieron determinar el resultado final.

Según la propia Nancy Sin indica, si una persona no duerme lo suficiente o no lo hace de la forma correcta no apreciará los estímulos positivos en su máximo esplendor. Una persona descansada puede llegar a sentirse muy feliz cuando recibe un estímulo importante como un abrazo, pero no lo hará de la misma manera al dormir mal por lo que no tendrá tanto nivel de felicidad.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.