ViralPlus

Verterlo en una taza fría y otros errores que todos hemos cometido haciendo café

  • Existen algunas acciones que no hay que realizar cuando estamos preparando café
  • Seguir las pautas correctas son la única forma de elaborar un café mucho más delicioso
Imagen: iStock

El café es una de las bebidas más consumidas a nivel mundial. Si bien muchas personas solamente lo toman por la mañana para acompañar el resto del desayuno, otras personas lo toman varias veces al día para mantenerse despiertos gracias a sus niveles de cafeína. Es tan popular que nos lo pueden preparar en cualquier cafetería e incluso podemos encontrarlo ya hecho en el supermercado.

Aunque el café no cuenta con una elaboración muy difícil, existen unos errores muy comunes que la gente comente al prepararlo. Son pequeños detalles que pueden afectar en el sabor del propio café o incluso en la intensidad que este transmita. Esto podemos evitarlo siguiendo las pautas correctas y teniendo en cuenta siempre los errores que no podemos volver a cometer.

Errores que cometemos al preparar café

No almacenar correctamente el café: Los granos de café deben almacenarse en un lugar libre de humedad para mantenerse más tiempo frescos y con buen sabor. Utilizar un recipiente o bolsa hermética es la mejor opción para su almacenamiento.

Utilizar agua que no está suficientemente caliente: Para elaborar el café perfecto el agua debe estar entre 195 y 205 grados. De esta manera el agua cuenta con la temperatura perfecta para extraer todo el sabor de sus granos por lo que es una pauta muy importante.

Verter el café en una taza fría: Aunque el café esté suficientemente caliente para su consumo ideal, si lo metemos en una taza fría rápidamente bajará de temperatura. Poner un poco de agua caliente en la taza para que coja temperatura y luego verterla para echar el café es la mejor opción.

Usar la cantidad incorrecta de café: Seguramente en alguna ocasión has ido a por tu café y has visto que no era tan intenso como te gustaría. Solucionar esto es bastante sencillo ya que hay que calcular dos cucharadas de café por taza e ir modificando esta cantidad en el futuro según los gustos.

Usar agua sin filtrar: Muchas personas usan el agua del grifo para elaborar su café provocando que este no le salga tan sabroso como quieran. Las impurezas que esta agua posee por no estar filtrada puede afectar negativamente en el café por lo que es mejor usar agua embotellada o filtrada.

No limpiar la cafetera: A medida de que utilizamos la cafetera para elaborar nuestro café, en esta se acumulan todo tipo de restos. Estos desperdicios provocan que el café no salga con buen sabor y que la cafetera no pueda realizar correctamente su función.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin