ViralPlus

Si te sigues mordiendo las uñas, estas consecuencias te quitarán las ganas

  • La onicofagia es el hábito de comernos las uñas, una de las prácticas más extendidas
  • Mordernos las uñas puede provocar un fuerte debilitamiento del sistema inmunológico
Imagen: iStock

Morderse las uñas es una de las prácticas más habituales. Se trata de una acción que puede reflejar nerviosismo, pero también convertirse en un hábito más común de lo que pueda parecer. Además de desfavorecer el aspecto de nuestras manos, modernos las uñas puede provocar ciertas consecuencias de carácter grave en el cuerpo.

Onicofagia es el nombre que recibe este compulsivo hábito, uno de los más extendidos en todo el mundo entre hombres y mujeres. No se trata sólo de una práctica que puede llegar a resultar adictiva, sino que por si fuera poco está directamente relacionada a la aparición de enfermedades que afectan a la salud.

Enfermedades bacterianas en la boca

Mordernos las uñas dispara el riesgo de desarrollar enfermedades orales, especialmente relacionadas con el desgaste de los dientes, produciendo una posición antinatural de los mismos que incluso puede afectar a una acción tan simple como comer. A todo ello hay que añadir además la aparición de infecciones bacterianas, creando mal aliento.

Problemas de autoestima y confianza

¿Sabías que morder las uñas no sólo está relacionado con problemas de salud sino que también es un hábito que llega a generar falta de autoestima? Hablamos de un acto compulsivo, incontrolable en muchos casos, por lo que la calidad de vida se ve reducida drásticamente. Si además sumamos la imagen e impresión que pueden dar unas manos con unas uñas desgastadas por esta práctica, la confianza en uno mismo de cara a los demás se ve mermada.

Infecciones en el sistema gastrointestinal

Además de todos los problemas mencionados con anterioridad, uno de los más comunes si hablamos de enfermedades que afectan directamente a la salud son las infecciones en el sistema gastrointestinal. Bacterias patógenas como la Salmonella o la E.Coli crecen mucho más fácil y rápido gracias al 'ecosistema' húmedo que creamos entre las uñas y la boca.

Mayor facilidad para desarrollar verrugas

Las verrugas y ampollas son capaces de desarrollarse con facilidad extrema si nos mordemos las uñas. Su aparición puede ser en cualquier parte del cuerpo y en el caso de los niños es aún peor, debido a que su sistema inmunológico todavía no está desarrollado.

Sistema inmunológico deficiente

Relacionado con el punto anterior, y debido a la constante 'ingesta' de microorganismos en nuestro cuerpo, el sistema inmunológico es uno de los más afectados al mordernos las uñas. ¿En qué se traduce esto? Nuestro sistema no es capaz de fortalecerse como es debido, por lo que la exposición a resfriados o alergias será más frecuente.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin