ViralPlus

Un estudio revela que los lobos de Juego de Tronos existieron de verdad

  • Los lobos de Juegos de Tronos estuvieron presentes desde la primera temporada
  • Un descubrimiento los desvincula directamente de los lobos grises actuales
Imagen: iStock

Hace ya más de un año que la serie Juego de Tronos tuvo su final, poniendo así el broche final a una de las series más populares de todos los tiempos. Si bien es verdad que muchos fans de la serie acabaron decepcionados con el final de la misma, sin embargo esto no supuso un impedimento para que fuera un fenómeno mundial durante todos estos últimos años.

Aunque personajes como Cersei Lannister o Jon Nieve fueron algunos de los más populares entre los fans de Juego de Tronos, existen otros que también consiguieron cautivar al público. Uno de estos personajes fueron los lobos que todos los hermanos Stark tuvieron como mascotas desde la primera temporada y que fueron los que los acompañaron en gran parte de la serie.

Los lobos de Juegos de Tronos existieron en la realidad

Si bien el mundo de Juego de Tronos y todos sus personajes son fruto de la imaginación, un reciente estudio ha revelado que los lobos de Invernalia existieron en la vida real. Hasta el momento se creía que este tipo de lobos pertenecían a la familia de lobos grises que a día de hoy sigue existiendo, sin embargo según los expertos son especies totalmente diferentes.

Gracias a la arqueóloga Angela Perri, se han podido descubrir hasta un total de cinco fósiles del que sería este lobo de gran tamaño, que fue extinto a mediados del siglo XIX. Los restos encontrados por esta arqueóloga son de hace miles de años, sin embargo se pueden encontrar grandes diferencias frente a los restos de un lobo gris común.

Después de comparar los restos descubiertos por Ángela Perri, se estableció que el Canis dirus deriva de un ancestro común de hace 5,7 millones de años. Según esta arqueóloga, lo más probable es que este tipo de lobos se desarrollara en América, mientras que el lobo gris en la zona de Eurasia. Su parecido morfológico con los lobos grises hace que hasta ahora hayan sido emparentados, sin embargo ambas especies no están relacionadas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin