ViralPlus

Consejos para mujeres en el siglo XIX que serían impensables en la actualidad

  • El fundador de Kellogg también escribió diferentes libros de consejos para el bienestar
  • Estos consejos se basaban en su filosofía que buscaba llevar un estilo de vida saludable
Imagen:iStock

Si bien todos conocemos la popular marca de cereales Kellogg, pocos conocen quién era y a qué se dedicaba su fundador. John Harvey Kellogg era un médico que tenía un especial énfasis en el ejercicio físico y la correcta nutrición, algo que lo llevó a crear los populares cereales que todos conocemos. Esto no fue lo único que este médico estadounidense realizó en su trayectoria para fomentar la vida saludable entre la sociedad, ya que también creó diferentes obras llenas de consejos en los que destacan algunos dirigidos específicamente a las mujeres.

Aunque no es al único sector de la sociedad al que emitió consejos, las recomendaciones de Kellogg hacía las mujeres destacan por encima de todos. Llama la atención que sin tener en cuenta el género o la edad, este médico aconsejaba evitar a toda costa la masturbación, un consejo que en el caso de las mujeres se puede sumar a muchos otros un tanto inauditos.

Consejos para mujeres en el siglo XIX

No leer libros sentimentales: Según Kellogg los libros sentimentales generan daños a una persona ya que excita las emociones. También comentaba que un lector de novelas es tan difícil de reformar como un alcohólico ya que está directamente relacionado con la excitación humana.

Evitar alimentos para evitar la excitación: Una dieta simple y suave es lo más recomendable según Kellogg. Alimentos como las ostras o el café puede aumentar la estimulación en los órganos genitales, algo que este médico aconsejaba evitar a toda costa.

Vestir con modestia: Las mujeres, especialmente las más jóvenes, deberían vestir con modestia. Según Kellogg esto sería un seguro para no caer en el pecado secreto y evitar con ello el deseo sexual.

El baile solo para hacer ejercicio: Según Kellogg existe una conexión directa entre el baile y el deseo sexual por lo que este tipo de ejercicio se debe limitar. Se puede utilizar como medio para hacer deporte pero no en otro caso.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin