ViralPlus

Así es cómo descubrieron por casualidad las pruebas de la bomba atómica en el desierto

  • Las pruebas con bombas atómicas fueron ocultadas por el gobierno estadounidense
  • Las partículas que generaron las explosiones hicieron que se descubriera todo
Imagen: iStock

Si bien la historia está llena de cosas buenas y descubrimientos que han hecho que pudiéramos evolucionar y mejorar en gran medida nuestro estilo de vida, también son muchos los hechos fatídicos. Los grandes enfrentamientos son recordados por ciudadanos de todo el mundo por haber causado grandes daños, incluidas las muertes de miles de personas. Un claro ejemplo de ello fueron las bombas atómicas que cayeron sobre Japón, las cuales fueron probadas días antes en la prueba Trinity de manera secreta.

Antes de que el gobierno estadounidense lanzara finalmente las fatales bombas atómicas, este junto a un gran grupo de expertos los cuales pudieron realizar diferentes pruebas en Nuevo México. Estas pruebas tuvieron lugar en julio de 1945 y se intentaron mantener en secreto, hasta que un trabajador de la empresa fotográfica Kodak descubrió toda la verdad.

Las pruebas atómicas fueron descubiertas por casualidad

El hecho de que la compañía Kodak fuera la que descubrió estas pruebas secretas es totalmente fruto de la casualidad. La fábrica de esta compañía se encontraba a más de 3.000 kilómetros del lugar en el cual se realizaron las pruebas, sin embargo las partículas que la explosión generó fueron capaces de llegar hasta allí, más específicamente a un campo de maíz que Kodak utilizaba para sus envases de cartón.

Después de que algunas personas se quejaran a Kodak por culpa de que sus películas de rayos X estaban estropeadas, la compañía comenzó a investigar el origen de estos desperfectos. Kodak mantenía un control muy estricto con sus embalajes debido a problemas que la empresa había tenido en el pasado y era por eso que analizó con detalle cada uno de ellos.

El físico en descubrir todo el proyecto oculto fue Julian H. Webb. Este descubrió que las toxinas que impregnadas en el campo de maíz en cuestión llegaron desde el aire y más específicamente de una explosión atómica, la cual el gobierno negó rotundamente.

Tiempo después de aquello, Kodak volvió a encontrarse con grandes niveles de radiación y amenazó con demandar al gobierno por el daño que estaba generando a la compañía. Fue en aquel entonces que el gobierno le confesó todos los secretos y le compensó de manera que la empresa pudiera subsanar sus daños actuales y futuros por culpa de las pruebas, a cambio de mantener todo en secreto.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin