Buscar

Innovaciones de los 90 que cambiaron nuestra vida cotidiana

22/05/2017 - 13:18
  • La llegada de la telefonía móvil acabó de un plumazo con los busca
  • Con los nuevos smartphones, las PDA perdieron su razón de ser
Windows 95. Imagen: archivo

En 2017 estamos acostumbrados a usar nuestro smartphone para escuchar música, consultar el tiempo o las noticias, enviar emails, localizar personas, ver películas e incluso jugar a videojuegos. Sin embargo hace tan sólo 20 años necesitábamos varios gadgets para hacer todo eso, innovaciones tecnológicas que por otro lado, cambiaron nuestra vida para siempre.

Game Boy

Nintendo lanzó su primera portátil de cartuchos intercambiables en 1989 y su popularidad a comienzos de los 90 fue enorme. La autonomía de sus pilas era más que razonable para la época, lo que permitía a los niños llevarse la consola a cualquier viaje jugando a Super Mario, Tetris y por supuesto Pokémon sin necesidad de un televisor. Eso sí, sólo se veía en blanco y negro y el reflejo del sol a veces nos impedía ver nada.

Discman

Aunque era algo aparatoso en comparación con el walkman de cintas de cassette y las pilas le duraban bastante menos, el discman nos permitía escuchar nuestra colección de compact discs en cualquier parte, con una calidad de sonido muy superior. Con el tiempo fueron llegando al mercado modelos más pequeños y con sistema anti-shock para que la lectura de la lente no se interrumpiera mientras caminábamos, aunque nunca llegó a caber en nuestro bolsillo.

Teletexto

El teletexto fue un sistema de comunicación nacido en Gran Bretaña en los años 70 y adoptado por los medios de comunicación como vía alternativa de comunicación de noticias. En España comenzó a funcionar a finales de los 80 y gozó de gran popularidad al ser rápido y gratuito, también como servicio de noticias para personas con discapacidad auditiva, ya que se utilizaba para mostrar subtítulos de los principales programas de televisión. El teletexto era la forma más rápida de consultar las últimas noticias, resultados deportivos e incluso la previsión meteorológica sin tener que esperar a los informativos, hasta que se extendió internet claro. Aunque su uso es prácticamente nulo hoy en día, el servicio sigue en funcionamiento.

Power Wheels

Si parte de tu infancia tuvo lugar durante los años 90, seguramente recordarás los parques repletos de niños pequeños montados en pequeños vehículos autónomos con batería. Se trataba de los Power Wheels, una serie de juguetes sobre ruedas para niños de hasta siete años y el primer sorbo de libertad para muchos, aunque fuera dando un rodeo por el jardín. En el lado malo, las baterías de estos sucedáneos de jeeps, motos y descapotables para los más pequeños eran de duración más bien ridícula, sin contar con que muchos iban a parar al trastero indefinidamente después de estrenarse en Reyes.

Photoshop

La popularización de Photoshop a principios de los 90 lo convirtió casi automáticamente en el editor de fotografía estándar en ordenadores. Hacía las veces de una ampliadora digital y aunque al principio sólo podía trabajar con una sola capa, puso al alcance de todos una herramienta completa y compleja para el fotomontaje, la fotocomposición el retoque y la edición digital.

Windows 95

El sistema operativo de Microsoft lanzado en 1995 fue el auténtico salto de calidad de los interfaces gráficos para ordenadores personales de la década y un entorno de trabajo que lo cambió todo para el usuario de PC. Sustituyó al influyente MS-DOS e introdujo conceptos que todavía hoy en día utilizamos en nuestros ordenadores, como la barra de tareas y el botón de inicio.

DVD

El estándar de vídeo digital surgió con el lanzamiento del DVD, sustituto del formato VHS, en 1995. A mitades de los 90, las estanterías de los hogares de medio mundo se encontraban repletas de cintas VHS, un formato cuya calidad de imagen se degradaba con el uso. Con el DVD llegó a los hogares la revolución del vídeo digital, con un formato en disco de varias capas y caras, mayor capacidad de almacenamiento que el CD y mucha mayor calidad de imagen que las cintas VHS. El paso del formato analógico al digital (almacenamiento en ceros y unos) se tradujo también en que podíamos ver nuestras películas favoritas tantas veces como quisiéramos sin pérdida de calidad.

Buscapersonas

La época más gloriosa de estos dispositivos, llamados también mensáfonos, beepers o simplemente buscapersonas, la encontramos en España a comienzos de los 90. Se trataba de un dispositivo de estatus, utilizado sobre todo por médicos y ejecutivos que necesitaban estar localizables allá donde se encontraran. Utilizaba una frecuencia específica de ondas en una sola dirección, permitiendo hacerle llegar un corto mensaje de voz al destinatario (el que llevaba el busca encima) o en los últimos modelos, un mensaje de texto que se mostraba en una pequeña pantalla. Su ocaso llegó con la extensión de la telefonía móvil y sobre todo con la popularización de los mensajes de texto a finales de la década.

PDA (agenda digital portátil)

Mucho antes de la llegada de los smartphones o las blackberry al ámbito de los negocios, las PDA tuvieron su momento de gloria, y lo cierto es que han logrado hacerse fuertes durante mucho tiempo, pese a que comenzaron a popularizarse a mediados de los 90. Estos dispositivos, cuyo éxito se relaciona directamente con la empresa Palm, permitían a sus dueños digitalizar todos sus contactos, tomar notas, escribir correos, organizar la agenda de citas y contaban como gran novedad con pantalla táctil, funcionando, eso sí, a base de pilas.

El reloj calculadora/mando a distancia

Casio, a la vanguardia de la tecnología de consumo japonesa desde mitades del siglo XX, lanzó en 1974 el primer reloj digital de muñeca. Allá por la década de los 90 todos los niños seguían llevando uno en la muñeca, pero los verdaderos 'jefes' de la clase eran los que tenían el reloj digital calculadora, sobre todo a esas edades en las que todavía no se permitía utilizarlas para hacer cálculos. Un paso más lejos llegó el reloj Casio con mando a distancia, con el que más de uno se dedicaba a ir cambiando los canales en los bares futboleros, sembrando el desconcierto.

Comentarios 0