ViralPlus

Cinco métodos incomprensibles de nuestros tatarabuelos para perder peso

  • Hubo numerosas investigaciones a campañas de marketing fraudulentas
  • Muchas de los métodos serían totalmente inviables en la actualidad
  • Varios productos contenían en su interior desde veneno o drogas
Adelgazar. Imagen: Pixabay

Perder peso es una de las preocupaciones de las sociedad actual. Se cuentan por miles los gurús que gracias a sus conocimientos dicen poseer la fórmula perfecta para eliminar esos kilos de más. No faltan tampoco a la cita los productos que casi por arte de magia se convierten en el remedio perfecto. Gimnasios, entrenadores y dietistas también entran en la fórmula del que ya es uno de los temas que más da que hablar en pleno 2017.

No obstante, la pérdida de peso no es algo que vaya directamente ligado al siglo XXI. Tenemos que remontarnos a nada más y nada menos que finales del siglo XIX para comprobar que ciertas revistas y anuncios ya promocionaban métodos para lucir un cuerpo 10. A continuación repasaremos algunas de las fórmulas empleadas por aquel entonces, aunque eso sí, su metodología es algo más que cuestionable, rozando incluso el mal gusto.

Fumar ayuda a adelgazar

En 1929 se puso de moda una de las campañas publicitarias que a día de hoy darían mucho que hablar y no precisamente para bien. Hablamos de la conocida marca de cigarrillos Lucky Strike y cuyos anuncios rezaban, literalmente, 'fume un Lucky en lugar de tomar un dulce'. Un lema con el que se pretendía incitar a la gente a fumar en lugar de picar entre horas. ¿Lo lograron? Sí, la campaña fue todo un éxito, pero Lucky Strike también consiguió llenar calles y locales de humo en las ciudades.

Una silla de montar para perder peso

'El mejor ejercicio para los fuertes, los débiles, pero también para los ciegos, cojos o mancos'; este es el eslogan que rezaba una curiosa silla de montar pensada para aquellos que quisieran mantenerse en forma. Aunque actualmente pueda parecer literalmente ridícula, la revista The Lancet la catalogó en 1894 como una de las propuestas 'más ingeniosas' de la época. Vigor & Co, sus creadores, introdujeron una segunda versión adaptada para mujeres y que permitía que éstas se sentaran con las piernas cruzadas.

Silla de montar creada por Vigor & Co. Imagen: Wikimedia

Un veneno, la solución 'perfecta' para eliminar kilos

Nos enfrentamos a uno de los casos más extraños e incomprensibles que ha visto la historia en lo que a métodos para eliminar peso se refiere. El doctor RL Graham difundía abiertamente algunas de las causas por las que el cuerpo ganaba grasa, atribuyendo a las células de la levadura, en el caso del alcohol, junto a otros componentes como el azúcar el que ganáramos varios kilos. La segunda parte de su plan era la solución: Neutroids. Además de estar profundamente equivocado en la forma en la que el cuerpo produce grasa, quedó demostrado por la AMA que dichos comprimidos contenían un 50% de iodol, una sustancia venenosa capaz de causar la muerte.

Silph, el chicle mágico ¡con laxante!

'Piensa que todo lo que tienes que hacer para perder esos flotadores de tu barriga es masticar dos o tres refrescantes y deliciosos chicles Silph'. Así promocionaba esta popular marca de chicles su producto allá por 1920 y que basó su popularidad al hablar también en sus campañas de ningún tipo de aditivo o droga para conseguir perder peso. Más tarde, en 1926, se demostró que el famoso chicle Silph contenía laxante y una hierba venenosa.

El cinturón con el que disimular la barriga

El cinturón Weil fue uno de los métodos más conocidos a principios del siglo XX entre los hombres para disimular barriga. No sólo gracias a la presión que hacía sobre la persona que lo vestía se lograban algún que otro resultado, sino que el complemento también realizaba una acción de masaje. Su anuncio en revistas tan populares de la época como Popular Mechanics, The American Legion o los cines - con el fin de que las mujeres fueran testigos - lo convirtieron en un éxito inmediato. Un investigación llevada a cabo por la Comisión Federal de Comercio en 1936 acusó a la empresa Weil de publicidad fraudulenta dado que durante la campaña se hablaba del producto como 'el complemento perfecto para mejorar la salud'.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Yomismo
A Favor
En Contra

Montar a caballo reduce la barriga y el peso, alguien que monte a caballo varias horas al día al cabo de 2 o tres meses no tendrá ni pizca de barriga y es algo demostrado, eso sí estar sentado en una silla de montar, pero sin montar como que no hace nada.

Puntuación 0
#1