Buscar

Qué es la piel de gallina y por qué se nos pone así

13/07/2017 - 10:13
  • El principal motivo de la piel de gallina es una bajada de la temperatura
  • También se nos puede poner la piel de gallina al reaccionar a estímulos externos
Más noticias sobre:
Piel de gallina. Imagen: Pixabay

Muchas veces decimos o escuchamos que se nos ha puesto la piel de gallina. No, no nos estamos transformando en un ave bípeda ponedora de huevos, pero sí que ocurren diferentes reacciones en nuestra piel que provocan un aspecto parecido al de la de una gallina. Seguro que te ha pasado muchas veces, pero ¿conoces realmente por qué la piel toma este aspecto? ¿Es cierto que se nos pone la piel de gallina cuando tenemos miedo?

Aunque resulte extraño y nunca lo hayas pensado, lo cierto es que la piel de gallina es una respuesta de nuestro cuerpo que, en realidad, no es exclusiva del ser humano. En primer lugar, obviamente, nuestra piel no se transforma y se convierte en la piel de una gallina. Pero la pieloerección -así se le conoce correctamente a la 'piel de gallina'- sí que podría dar la sensación de que nuestro cuerpo ha perdido el plumaje y somos en realidad aves. La piel de gallina es una respuesta fisiológica de nuestro cuerpo, totalmente involuntaria, y que actúa en los cambios bruscos de temperatura y ante otros estímulos externos.

Obviamente el principal motivo de la piel de gallina es el clima; una bajada brusca de la temperatura hará actuar nuestro cuerpo. Debajo de la piel se encuentran los músculos erectores de los folículos pilosos, que son los responsables de que el pelo se levante sobre nuestra piel. No tenemos ningún tipo de control de ellos, así que sin duda pasan muy desapercibidos para la mayoría. Cuando hace frío se contraen los músculos erectores -por ello se le llama pieloerección- y el pelo se eriza, creando una minúscula capa de aire alrededor de nuestra piel que la protege de la bajada de temperaturas. Este reflejo de nuestro cuerpo es lo que nos da esa apariencia de piel de gallina.

Es un rasgo que heredamos de los animales

Piel de gallina. Imagen: Pixabay

Pero, además de ser un reflejo de protección de nuestro cuerpo, es también un rasgo que compartimos y heredamos de nuestros antepasados animales. Un estímulo externo, como el miedo, una situación de peligro, o simplemente el rozamiento con el chico o chica que nos gusta, podría tener el mismo efecto en la piel. Simplemente la tensión hace que nuestro pelo se erice y nuestra piel tenga el aspecto de una gallina. Las emociones provocan este efecto en nuestra piel y vello, y de hecho es bastante similar a cuando un gato eriza su pelo, aumentando su tamaño corporal, cuando se siente amenazado o está a punto de pelearse.

En esta ocasión la principal responsable es la adrenalina, producida sólo por las glándulas suprarrenales, que se encuentran situadas encima de los riñones. Por ello, cuando recibimos un estímulo externo, además de ponerse la piel de gallina, también se nos acelera el corazón o temblamos de miedo. La frase "eres un gallina", cuando te dicen que tienes miedo, cobra ahora un significado mucho más literal.

Cualquier otro estímulo externo puede provocarlo, desde el amor hasta la música.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

#1
13-07-2017 / 13:13
ZETA CERDO
Puntuación 2

A ZAPA TERO NO SE LE PONE PIEL DE GALLINA

SINO DE CERDO, QUE ES LA QUE MÁS SE LE ASIMILA