ViralPlus

¿Vivir para siempre? La respuesta a la inmortalidad ya tiene solución

  • El envejecimiento pasa factura a pesar de los numerosos avances científicos
  • Hacerse viejo y fallecer ocurre sin importar cómo se interviene en el proceso
  • Una selección natural de las células sólo permite las más aptas
Nosferatu. Imagen: Gettyimages

La ciencia de la salud ha extendido dramáticamente la esperanza de vida mediante la prevención de ciertas causas de mortalidad con la medicina, pero el envejecimiento sigue pasando factura a pesar de los numerosos avances. Y, tal como muchos científicos han informado en actas de la Academia Nacional de Ciencias, esto es imposible de cambiar: hacerse viejo y morir es ley de vida.

Existe la evidencia matemática de que el envejecimiento y la muerte eventual deben ocurrir sin importar cómo se interviene en el proceso de deterioro celular. Explican que cada célula del cuerpo humano se le asignan dos misiones opuestas: la primera es asegurar la supervivencia y la segunda es ayudar al organismo del que forma parte.

Si hablamos matemáticamente, los organismos multicelulares como nosotros, siempre tendrán que lidiar en una competición celular donde sólo una de las dos misiones ganará. Y en última instancia, eso significa que nuestra vitalidad tiene todas las de perder. En otras palabras, este interminable empuje y arrastre de las células son el claro ejemplo de que el envejecimiento es imparable.

Vejez. Imagen: Pixabay

Las células se enfrentan a la dinámica de competir entre ellas

El equipo de investigadores llegó a esta conclusión tras haber creado un modelo matemático de competencia celular dentro de un organismo. Las células del cuerpo humano, explican, se enfrentan a un conjunto de fuerzas bajo la dinámica de competir entre sí: por un lado, necesitan trabajar juntas para que el organismo funcione correctamente. Pero, por otro lado, deben competir para sobrevivir y la selección natural entre las células significa que esta competición sólo permite que las más aptas sigan con su funcionamiento vital.

La selección natural es un proceso comúnmente aceptado para la evolución genética de una población de individuos que de células, pero las investigaciones previas han demostrado que las células del cuerpo necesitan sobrevivir y trabajar en cooperativo para que la persona viva un largo período de tiempo. El triunfo de la cooperación sobre la competencia significa pues que los cuerpos acumulan células muertas de manera que finalmente conduce a lo que conocemos como envejecimiento.

Dado que los organismos multicelulares son el efecto acumulativo de células que se ayudan unas a otras, lógicamente no podemos tenerlas cumpliendo las dos misiones a la vez: si se despeja el camino para que las células "jóvenes" mantengan la piel suave, se producirían de tal manera hasta el punto de poder detectar cáncer.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin