ViralPlus

Pirata, corsario, bucanero... ¿en qué se diferencian realmente?

  • Pueden parecen lo mismo, pero no lo son
  • La confusión proviene al designar actos delictivos en alta mar
Bandera pirata. Imagen: Pixabay

Uno de los errores que se acostumbra a cometer al hablar de la piratería de los siglos XVI, XVII y XVIII, es poner a la misma altura a los piratas, corsarios, bucaneros y filibusteros. ¿Qué es lo que pensaría un noble marino leal siervo de la reina Isabel I de Inglaterra?

Pirata, corsario, bucanero, filibustero... Todas estas palabras pueden referirse a una persona que se dedica a cometer robos en el mar pero, ¿cuál es la diferencia? Esta es una referencia útil para aclarar las cosas.

Pirata

'Pirata' deriva de la palabra griega 'peirao' que significa "aventurero del mar" o "el que emprende", y cuya presencia en el mundo es casi tan antigua como la navegación. Un grupo de piratas buscaba el lucro personal, conseguir grandes botines tras la captura de barcos y la venta de todo aquello capturado. No dependían de nadie, por lo cual no tenían a nadie a quien ser leales ni porqué servir a ningún país. Sus actos se relatan cómo brutales, ya que su ley era la codicia con tal de conseguir todo aquello que se propusieran.

La gente que tomaba el rol de piratas eran de condición social baja, delincuentes o desertores. Vivían en alta mar y su objetivo era encontrar otros barcos para atracarlos. Entre los más famosos cabe destacar a Edward Teach (Barbanegra) o Anne Bonny.

Corsario

Para que nos entendamos, un corsario era un pirata legal, eran personas encargadas por los gobiernos para llevar a cabo actividades parecidas a las militares; navegaban en barcos armados de propiedad privada, robaban buques mercantes y saqueaban asentamientos pertenecientes a un país rival. La existencia de los corsarios permitió a los estados proyectar el poder marítimo más allá de las capacidades marinas regulares.

Navío. Imagen: Pixabay

Debido a que el corso era, generalmente, una ocupación más lucrativa que el servicio militar, a veces iban más allá de sus comisiones y atacaban barcos que no pertenecían al país que les ordenaba. El término 'corsario' está vinculado al mar Mediterráneo, donde desde aproximadamente finales del siglo XIV hasta principios del siglo XIX el Imperio Otomano se batió en duelo con los estados cristianos de Europa por la supremacía marítima.

Bucanero

Los bucaneros eran una especie de combinación entre piratas y corsarios, muy habituales del Mar Caribe durante los siglos XVII y XVIII. Originalmente, el nombre se aplicaba a los cazadores de animales asilvestrados -cerdos o vacas, por ejemplo- que objeto de su abandono estaban a disposición de quien les diera caza. Este nombre bautizó a aquellos que comercializaban la piel y la carne obtenida de sus cacerías, entre otros, con piratas y corsarios a quienes intercambiaban sus pertenencias por objetos de gran valor como tela, pólvora o armas.

Filibusteros

Como los bucaneros no tienen morada fija y deambulaban de acuerdo con sus propósitos, con el tiempo llegaron a emprender acciones propias de la piratería de la época. Fue así como el cargo de 'bucanero' se conoció por aquel entonces como 'filibusteros', un término empleado con los piratas que actuaban en la zona de las Antillas. Los filibusteros, al igual que los corsarios, fueron empleados por diversos países europeos en su pretensión colonialista y la ayuda necesaria para sus propósitos.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments