ViralPlus

Manchas en las uñas, labios agrietados... Esto es lo que indican los cambios en tu cuerpo

  • El cuerpo está continuamente enviando señales acerca de su estado
  • Estas señales pueden estar advirtiendo de lo que nos ocurre
Imagen: Pixabay

Nuestro cuerpo está continuamente enviándonos señales acerca de su estado. Un dolor en determinada zona nos puede alertar de que algo no va bien, pero también otra serie de cambios o señales nos pueden advertir de lo que sucede dentro de esta perfecta máquina de ingeniería.

Es difícil hacer un seguimiento de cada uno de los cambios que suceden en el cuerpo, pero aquí encontrarás algunos de los más importantes a los que prestarle atención, cómo prevenirlos y consejos para evitar que se convierta en algo más serio.

Piel seca en el codo. Imagen: Pixabay

Parche escamoso recurrente

Durante los meses de invierno no es raro experimentar una piel seca y escamosa. Muchos dermatólogos recomiendan prestar atención a estos parches que no desaparecerán si no se hidratan frecuentemente con cremas. Estas lesiones son causadas por el daño de los rayos ultravioletas del Sol y las bajas temperaturas de esta época del año.

Afecta principalmente a zonas expuestas al aire libre como la cara o las manos, pero también pueden aparecer en codos y rodillas. Estas lesiones se deben tratar antes de que se conviertan en algo más serio con lociones hidratantes.

Leuconiquia. Imagen: Pixabay

Manchas blancas en las uñas

Cada persona es un mundo y las condiciones de cada uno son muy diferentes, razón por la que se debe diferenciar la verdadera leuconiquia de la leuconiquia aparente.

Es muy común escuchar esa leyenda urbana que atribuye las manchas blancas a la falta de calcio y zinc en la dieta, pero en la mayoría de los casos la aparición puede ser el resultado de una lesión insignificante en el momento del nacimiento de las uñas o por el uso de detergentes y otras sustancias agresivas para la piel como la lejía.

La leuconiquia también puede ser el efecto secundario de cualquier tipo de condición física o emocional. El contacto con el frío o situaciones estresantes pueden ser elementos importantes para que surjan estas manchas.

Labios agrietados. Imagen: Pixabay

Labios agrietados

Tener los labios agrietados es algo casi inevitable cada vez que el clima se vuelve frío. Las bajas temperaturas pueden causar grietas en los labios, ya que la piel de los mismos carece de glándulas sebáceas. Por lo tanto, la piel de los labios no puede producir aceites naturales para protegerse del frío y se irritan fácilmente.

Al igual que nuestra piel, los labios también son muy sensibles a los rayos ultravioletas y pueden aparecer grietas, quemaduras y otras lesiones si se exponen sin protección. Pero, por otro lado, también pueden significar deshidratación; si el organismo no recibe suficiente agua, la piel pierde elasticidad y los labios se agrietan.

Herpes labial. Imagen: Pixabay

Herpes labial

Una calentura es una afección común causada por el virus del herpes simple que se caracteriza por la aparición de ampollas dolorosas llenas de fluido alrededor de la boca, nariz o barbilla. Aproximadamente el 80% de la población tiene el virus, pero muchas personas no experimentan brotes de herpes labial con regularidad.

Las causas son muy simples. Normalmente el virus se contrae durante la exposición al sol, el frío, las hormonas, fiebre, un resfriado o gripe, cansancio o un sistema inmunitario debilitado.

Acné. Imagen: Pixabay

Aparición de granos

La causa principal de que salgan granos son las bacterias, ya que tapan los poros y por eso, se da el exceso de grasa. Son típicos de la adolescencia debido a los cambios hormonales, pero hay otros motivos que los causan que seguro que no conoces y los puedes evitar.

Claro que la disposición genética y el tipo de piel influyen, pero hay algunos cuantos hábitos que se pueden modificar para prevenir y reducir la cantidad de granos en la piel.

Una de las causas es que la piel está muy seca. La exposición al frío y otros factores hacen que la piel de tu cuerpo compense con mayor producción de grasa de lo normal. El estrés también puede producir granos; el cuerpo produce hormonas de estrés y una de ellas es el cortisol, que estimula las glándulas y produce más grasa.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin