Buscar

Ocho señales claras de que vas a pasar una noche horrible

5/06/2018 - 13:09
  • El sueño es una necesidad vital del sistema fisiológico de cada cuerpo humano
  • Si has pasado una mala noche, sabrás que el día siguiente te sientes fatigado
Más noticias sobre:
Imagen: iStock

El sueño es una necesidad vital del sistema fisiológico de cada cuerpo humano. Cuando estamos privados de éste, la salud y el bienestar pueden sufrir de innumerables maneras. Es por esa sencilla razón que hoy hablaremos de ocho señales claras de que vas a pasar una noche horrible.

Si alguna vez has pasado una noche dando vueltas, sabrás de primera mano cómo te sentirás al día siguiente: cansado, de mal humor e irascible. Pero perderse las 7 u 8 horas de sueño nocturno recomendadas, hace más que hacerte sentir fatigado. Los efectos a largo plazo de la privación de sueño reducen tus capacidades mentales y pone en riesgo tu salud física.

Por otro lado, tus hábitos también pueden estar influyendo en el insomnio. Y dado que es importantísimo descansar para hacer frente a las responsabilidades y estrés diario, hoy hablaremos de lo que debes saber para dormir mejor.

1. Te vas a dormir a altas horas de la noche

Se supone que debes dormir unas ocho horas, pero a veces te quedas despierto hasta las tantas para terminar de hacer aquello que no te dio tiempo durante el día o simplemente para ver otro capítulo de tu serie favorita. A pesar de que si lo haces contadas veces no tendrá un efecto más allá de la fatiga del día siguiente, coger como hábito dormir cinco o seis horas diarias puede convertirse en un problema real, además de no descansar lo debido.

2. Te acuestas sin cenar

Acostarse sin cenar no solo significa dormir menos, sino que también podría ser una mala noticia para quienes intentan coger volumen. Quedarse dormido con el estómago vacío puede ralentizar la velocidad a la que el cuerpo convierte la proteína en músculo. Si además te privas de nutrientes, el cuerpo puede comenzar a descomponer los músculos para obtener energía.

3. Te pones a intentar recordar

¿No recuerdas el nombre de la película que viste el fin de semana pasado o dónde pusiste las llaves de tu coche? Antes de entrar en pánico por tener un problema de memoria, debes saber que tu cerebro probablemente está bien. Cuándo estás cansado, por lo general no prestas mucha atención a lo que sucede cuando intentas crear un recuerdo. Aún así, descansar es crucial para el cerebro a largo plazo.

4. Tienes las hormonas disparadas

No son pocas las mujeres que experimentan alteraciones de sueño en los días previos a sus períodos, mientras que otras dan vueltas durante el ciclo menstrual. Podría ser debido a los dolores de cabeza, calambres en el vientre o incluso a una temperatura más alta (aumenta casi medio grado después y durante de la ovulación).

Imagen: iStock

5. Visitas las redes sociales dentro de la cama

Te dices a ti mismo que es una manera de relajarse, pero estar con tu smartphone, ordenador portátil o tablet puede causarte problemas para dormir. No es la primera vez que hablamos sobre la luz azul que emiten estos dispositivos, los cuales suprimen la producción de melatonina, hormona que le dice a tu cuerpo que es hora de dormir.

6. Apenas has visto el sol

La exposición de luz brillante durante el día puede mejorar tu capacidad para dormir por la noche. Si estás todo el día a oscuras debido al clima o si estás dentro de una oficina sin ventanas bajo luces fluorescentes, es una señal más que clara de que pasarás mala noche. Considera usar un flexo de escritorio para aumentar el nivel de flujo de luz que recibes.

7. Estás estresado al máximo

Si has tenido ese tipo de días en los que pasas de un problema a otro, no debería sorprenderte que no puedas dormir tan pronto como te acuestas en la cama. Incluso estando agotado, la ira, estrés y ansiedad que surgen a través de tu sistema pueden hacer que tu ritmo cardíaco se acelere y aumente la excitación cerebral, dos factores fisiológicos que no promueven el sueño.

8. Bebiste mucho agua a altas horas de la noche

Sientes que estás sediento justo antes de acostarte y empiezas a beber mucho agua. Nos ha pasado a todos. No obstante, beber demasiado líquidos antes de ir a dormir puede hacer que te despiertes en mitad de la noche para ir al baño. Trata de no beber demasiada agua antes de acostarte y ve al servicio antes de meterte en el sobre.

Comentarios 0