Buscar

Son 'perogrulladas', pero además están confirmadas científicamente

18:51 - 21/07/2018
  • Hay una manera de convencer a aquellos que ponen en duda algunas obviedades
  • La ciencia siempre tiene respuesta para todo; ellos te explican el porqué
Más noticias sobre:
Imagen: iStock

¿Alguna vez has declarado un hecho que sentías que era obvio sólo para que alguien te diga que no sabe de lo que estás hablando? O, lo que es peor, ¿esa persona ha puesto en duda tus palabras? Hay una manera de convencerles definitivamente: la ciencia.

¿Cómo se supone que debes tratar con aquellos que no están de acuerdo con una perogrullada? La respuesta es fácil: permitiendo que los miembros de la comunidad científica expliquen el porqué. Dado que la ciencia siempre tiene respuesta para todo, prepárate, estos acontecimientos están confirmados oficialmente.

1. Tu gato te ignora

Tu animal de compañía reconoce el sonido de tu voz, pero de todos modos te ignora. Un estudio de la Universidad de Tokio demostró que, aunque un gato puede identificar la voz de su dueño, realmente no le importa lo suficiente como para hacerle caso. ¿La razón? Evolución; a diferencia de los perros, que fueron domesticados por humanos, los felinos se adiestraron por sí mismos.

2. Los estudiantes que hacen los deberes sacan mejores notas

El economista Nick Rupp dividió a su clase en dos grupos: los que hacen sus tareas y los que no. Los resultados -no- fueron sorprendentes: aquellos que llevaban a clase sus deberes hechos de casa tuvieron mejores notas que aquellos que no los hacían. Rupp confirmó que los deberes juegan un papel importante en el aprendizaje de los estudiantes.

3. Los cereales saben mejor con leche

Científicos de la Pontificia Universidad Católica de Chile hicieron lo impensable: agregaron agua a un tazón de cereales. Descubrieron que las interacciones intermoleculares en la matriz de los copos de maíz se ven debilitados por el agua, lo que lleva a una solubilización de algunos componentes. ¿Traducido al español? El agua hace que los cereales estén húmedos y blandos. En cambio, la grasa de la leche protege al cereal de absorber demasiado líquido, manteniéndolo crujiente.

4. Comer mal es malo para la salud

Si esperabas que las croquetas fueran un elemento básico de una dieta equilibrada, la ciencia tiene malas noticias para ti. Un estudio de 2013 en el American Journal of Medicine examinó los efectos de los malos hábitos alimenticios en la salud de participantes a partir de mediana edad. La investigación concluyó que los sujetos con una dieta caracterizada por una ingesta de alimentos fritos y dulces tenían mayor probabilidad de padecer altos niveles de colesterol y otras afecciones nocivas para el cuerpo.

5. Leer es bueno para el cerebro

La profesora de lengua que tenías el primer año de instituto tenía razón; leer es bueno para el cerebro. Unos científicos pusieron a los participantes de su investigación dentro de una resonancia magnética (TAC) mientras leían Jane Austen's Mansfield Park. Primero, se les dijo que leyeran por placer y después como si estuvieran estudiando para un examen. En ambos casos, el flujo sanguíneo de sus cerebros aumentó. Bajo cada una de las condiciones, la sangre fluía a diferentes partes del córtex cerebral. Por lo que los investigadores concluyeron que leer proporciona un ejercicio verdaderamente valioso para los cerebros.

Comentarios 0