Buscar

Cinco razones por las que debes dejar que tus hijos se aburran en verano

14:04 - 28/07/2018
  • Casi tan pronto como termina el curso, la muletilla de "me aburro" se repite
  • Deja que se sienten sobre su aburrimiento, puede ser bueno para ellos
Imagen: iStock

"Me aburro". Como un reloj, casi tan pronto como suena la campana que da por finalizado el curso, padres de todo el país comienzan a escuchar esta muletilla. Y, naturalmente, todos quieren responder con actividades, viajes, escapadas al aire libre y tareas para mantenerlos entretenidos. Pero, ¿sabías que un poco de aburrimiento puede ser bueno para ellos?

No importa qué tan entusiasmados estén por las vacaciones de verano, después de unas semanas sin ir a la escuela comienzan a sentirse un poco aburridos. Pero como padres, no debéis volveros locos buscando juegos, deberes u otras actividades para saciar esas horas muertas. En su lugar, déjalos pasearse por casa gimiendo el clásico "Me aburro": puede ser beneficioso.

1. Promueve la creatividad

Innumerables investigaciones sugieren que el aburrimiento puede conducir a una mayor creatividad porque permite imaginar cosas que no pensaríamos normalmente. Cuando tus hijos se sientan de este modo, querrán encontrar una vía de escape lo más pronto posible. Simplemente dales tiempo para llenar ese vacío; podrían terminar inventando un nuevo juego, leer un libro interesante o incluso soñar despiertos.

2. Los hace más independientes

El aburrimiento puede obligar a tus hijos o hijas generar sus propias ideas sobre lo que les gustaría hacer y llevar a cabo sus actividades de forma independiente. Si los padres llenan con cualquier entretenimiento su tiempo libre, entonces nunca aprenderán a hacer cosas de manera autónoma. En definitiva, estar aburrido es una forma de hacer que los niños confíen en sí mismos.

3. Fomenta la solución de problemas

Es importante dejar que los niños aprendan a lidiar con el sentimiento de aburrimiento porque les ayuda a tomar decisiones sobre cómo y con qué usar su tiempo libre. A estas edades es fundamental dejar que aprendan por sí solos a ver este inconveniente como uno que está bajo su control, lo que puede fomentar a encontrar formas constructivas de solucionar problemas en lugar de simplemente enfadarse.

4. Ayuda a hacer amigos

Según algunos psicólogos, el aburrimiento podría tener un rol social. Se argumenta que este estado de ánimo ayuda a buscar en los demás una estimulación, lo que puede resultar en una bonita amistad de verano. Además, estar aburrido puede empujar a tus hijos ser más sociables y divertirse a través de diferentes actividades con otros niños.

5. Modela sus intereses

Tanto en la escuela como en casa, a menudo se requiere que los niños participen en una serie de actividades. Tener el tiempo y el espacio para no hacer nada puede ayudar a los niños descubrir lo que realmente les gusta hacer. Tus hijos necesitan sentarse en su propio aburrimiento para que el mundo se calme lo suficiente como para que puedan oírse a sí mismos. Si se sienten "presionados" a crear su propio entretenimiento, es posible que descubran su amor por escribir, dibujar, cocinar o ir en bicicleta.

Comentarios 0