Buscar

Consejos para no quemarte los pies en la arena

10/08/2018 - 13:27
  • La playa y su promesa de frescas olas, son el destino perfecto de este verano
  • Su composición hace que se caliente a medida que avanza el día y retenga el calor
Imagen: iStock

Con temperaturas que están alcanzando niveles récord este verano, las playas de nuestro país y su promesa de frescas olas marítimas, son el destino perfecto para familias que quieren evadirse del calor. Pero para alcanzar la orilla, es necesario atravesar una gran extensión de arena ardiendo.

La arena está compuesta en su mayoría de cuarzo de piedra descompuesta, pero también de calcita, feldespato, yeso y basalto, elementos que reciben energía solar a través del proceso de radiación. Dicho en otras palabras, su composición hace que se caliente a medida que avanza el día y retenga calor, alcanzando temperaturas de hasta 60 grados... Suficiente para infringir quemaduras de tercer grado.

Dado que es una de las sensaciones más molestas cuando vamos a la playa, hoy daremos algunos consejos para proteger tus plantas de los pies de la arena caliente.

1. Utilizar el calzado apropiado

Esto puede parecer obvio, pero el nivel de protección que obtienes depende del tipo de calzado que estás utilizando para ir a la playa. Aunque probablemente estés pensando en las chanclas u otros zapatos abiertos, en días especialmente abrasadores deberían evitarse. Los materiales como el plástico y el caucho, la espuma de resina y la base de neopreno, proporcionan una barrera entre la piel y la arena; ayudan a reducir la conducción del calor a los pies.

2. Ve rápido

Cuanto menos tiempo pasen las plantas de los pies tocando la arena, menos probabilidades de conducción de calor. Sin embargo, esto no significa que debas aplicar este consejo cuando hay mucha gente descansando en la playa. Es una técnica que deberías reservar para cubrir distancias cortas o para visitas a primera hora de la mañana, antes de que la arena haya tenido oportunidad de absorber los rayos solares durante varias horas y alcanzar la temperatura máxima.

3. Moja la arena

Agregar agua en la arena puede disminuir drásticamente la cantidad de su calor. Es por ello que puedes llevar una botella de agua y lanzar su contenido debajo de tus pies a medida que vas andando. Aunque no es el mejor método, podría ser una solución para cuando ya estás cerca del agua y debes, por ejemplo, ir a comprar un refrigerio o ir al servicio. También puedes llenar uno de los cubos de castillos de arena e ir mojando tu recorrido.

4. ... O tus pies

Dado que el agua tiene mayor capacidad sobre el calor, tener pies húmedos y, por lo tanto, más fríos, significa que puedes estar expuesto a la arena más tiempo antes de que la piel alcance la temperatura máxima. Evidentemente, es una solución temporal, ya que tus pies se secarán rápidamente por el calor. Por lo tanto, ten en cuenta la solución de la botella o cubo de agua: es posible que tengas que mojarlos varias veces antes de llegar a tu destino.

5. Sigue la sombra

Como no se requiere mucha energía para cambiar la temperatura de la arena, las áreas con sombra son las más frías al tacto de los pies. Generalmente, es más fácil encontrar estos puntos las primeras horas de la mañana o al inicio de la tarde, cuando el sol está en ángulo con la playa. El resto del día, debes prestar atención a los puntos oscuros hechos por la silla del socorrista, las sombrillas o las palmeras para evitar quemarte los pies.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0