Buscar

Las rosas nunca fueron rojas, al menos antes de 1930

11/10/2018 - 13:25
  • Según evidencia fósil, esta flor tiene 35 millones de años
  • Fueron y son símbolos del amor, la belleza, la guerra y la política
  • Han estado vigentes a lo largo de la historia de la humanidad
Imagen: iStock

Las rosas tienen una larga y colorida historia. A lo largo de los siglos han sido símbolos del amor, la belleza, la guerra y la política. Además, la rosa tiene -según evidencia fósil- 35 millones de años. En la naturaleza, el género Rosa está compuesto por alrededor de cien especies diferentes, la mayoría originarias de Asia y un reducido número nativas de Europa, Norteamérica y África.

Según algunas investigaciones, el cultivo de rosas se originó hace unos 5 mil años, probablemente en China. Durante el período romano, las rosas se utilizaban como confeti en celebraciones, con fines medicinales y como ingrediente para perfumes. Después de la caída del Imperio Romano, la popularidad de las rosas aumentaba y disminuía dependiendo de las tendencias de jardinería de la época.

Por otro lado, en el siglo XV, la rosa fue empleada como un símbolo para las facciones que luchaban por controlar Inglaterra. Es bien sabido que la rosa blanca representaba a la Casa de York y la roja a la Casa de Lancaster y, como resultado, el conflicto es popularmente conocido como "La Guerra de las Dos Rosas".

Las rosas tuvieron una demanda tan alta durante el siglo XVII, que la realeza consideraba esta flor como moneda de cambio, y a menudo se utilizaban como truque. Pero no sería hasta finales del siglo XVII cuando las rosas se introducirían en Europa desde China. De hecho, la mayoría de las especies que conocemos hoy en día son originarias de esta ascendencia.

El color es producto de una mutación genética que produce la pigmentación

En definitiva, las rosas han estado vigentes a lo largo de la historia de la humanidad, pero lo que probablemente no sabías es que no siempre fueron rojas: el color es producto de una mutación genética que produce la pigmentación.

Se dice que sobre 1930 una mutación genética produjo las tonalidades rojas que tanto las caracteriza. Y fue a través del cultivo de rosas con el gen pelargonidina, que esta particularidad se incorporó rápidamente en el mundo de las otras especies. Desde entonces, hubo una gran variedad de colores en las rosas, como sucedió en 1900 con la producción de la rosa amarilla brillante.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.