ViralPlus

¿Cuáles son las mentiras más extendidas del mundo? ¿Alguna vez las creíste ciertas?

  • No somos pocos los que crecimos con la idea de que nuestros padres lo saben todo
  • Quizás las escuchaste de un amigo cuando tenías cinco años o de parte de tu abuela
Imagen: iStock

No somos pocos los que hemos crecido creyendo que nuestros padres lo saben todo. Esta idealización, sin embargo, dura hasta que podemos pensar por nosotros mismos y cuestionarnos el por qué y el sino de las cosas. Realmente no podemos culparlos de esto; los más pequeños de casa hacen muchas preguntas y a veces es más fácil mentir para que nos hagan caso.

Quizás lo escuchaste de boca de un amigo cuando tenías cinco años o tal vez tu abuela te contó un cuento para asegurarse de que no volvieras a hacer algo malo para tu salud. No obstante, se te quedó grabado a fuego y es probable que hayas pasado gran parte de tu vida creyendo que algunas de estas mentiras son ciertas.

Desde ideas erróneas sobre la salud como quedarse ciego si miramos la televisión de cerca hasta pequeñas mentiras que ayudan a nuestros hijos hacer lo que queremos que hagan, estas son las mentiras más extendidas que tus padres o familiares te hicieron creer de pequeño.

Si te sientas demasiado cerca del televisor te quedarás ciego. Si bien es cierto que puede dañar la vista hasta necesitar gafas, es mentira que el problema acabe dejándote ciego.

Mirar cómo se calienta la comida en el microondas te dejará esteril. A menos que tu microondas esté roto, tu y tus futuros bebés estáis a salvo.

Si orinas en una piscina, hay un tinte especial que se pondrá rojo para que todos lo sepan. Si bien es una gran idea, se trata solo de un mito.

Si te tragas el chicle, permanecerá en tu estómago durante siete años. En caso de tragarlo sin querer, el cuerpo humano no contiene ningún químico en el estómago capaz de digerir este tipo de sustancias.

Los peces tienen 3 segundos de memoria. En realidad, la mayoría de los peces pueden recordar a sus depredadores hasta un año después de ser atacados por ellos.

No puedes nadar hasta pasada una hora después de comer. No hay duda de que el agua es un peligro para los niños en cualquier momento, pero comer no exacerba este peligro.

Si tocas un sapo, te saldrán verrugas en las manos. A nadie le ha salido una verruga por tocar un sapo, es una mentira piadosa. Eso sí, mejor no arriesgarse, podría ser venenoso.

Si te comes las semillas de una sandía, te crecerá una planta en el estómago. ¿Y por qué no un árbol? Sinceramente, la semilla pasará por tu sistema digestivo como todo lo demás.

Hacer crujir los nudillos es malo. A pesar de que hace un sonido desagradable para muchas personas, la realidad es que ni es malo ni te dará artritis.

Si sigues haciendo esa cara, se te quedará para siempre. Este es uno de los clásicos y es totalmente erróneo. Los músculos de la cara son elásticos y siempre vuelven a su forma original.

Si estornudas con los ojos abiertos, se te pueden caer. Es imposible estornudar con los ojos abiertos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin