ViralPlus

Se puede ser alérgico al polvo, a los gatos, pero también a la electricidad

  • Una alergia ocurre como respuesta inmunitaria frente a los posibles invasores
  • La hipersensibilidad electromagnética es una dolencia de una gran variedad de síntomas
Imagen: iStock

Una alergia ocurre como respuesta inmunitaria frente a los posibles invasores. Esto provoca síntomas que pueden ir desde molestos lagrimeos y picor en los ojos además de algunos estornudos, hasta dificultad respiratoria, mal funcionamiento del corazón y descenso de la presión arterial.

Las alergias son reacciones atípicas hacia una cosa que generalmente es inofensivo para la mayoría de seres humanos. Cuando una persona es alérgica a algo, el sistema inmunológico cree erróneamente que cierta sustancia está dañando el cuerpo. Los alérgenos que pueden provocar este tipo de rechazo son: el polen, el polvo, la caspa de animales, alimentos, picaduras y medicamentos, pero también la electricidad.

Sí, has leído bien. Lo creas o no, existen personas con alergia a la electricidad. Esta afección se conoce como hipersensibilidad electromagnética y es una dolencia de una gran variedad de síntomas que los afectados atribuyen a la exposición de campos electromagnéticos de baja intensidad.

A pesar de no tener una base científica y no tener un diagnóstico médico reconocido, hay pruebas de que la exposición a campos de radiofrecuencia de nivel inferior pueden provocar efectos perjudiciales para la salud de algunas personas.

Los pacientes que afirman tener esta hipersensibilidad, dicen verse afectados por una gran variedad de síntomas. Estos incluyen dolor de cabeza, fatiga, estrés, trastornos de sueño, picazón en la piel, sensación de ardor y erupciones, dolor en los músculos y muchos otros problemas de salud.

Las investigaciones apuntan al efecto nocebo como posible causa

Sin embargo, las investigaciones han demostrado que los pacientes declarados con hipersensibilidad electromagnética son incapaces de distinguir entre la exposición de campos electromagnéticos reales o simulados. Esto apunta al efecto nocebo como posible causa. Es decir, una respuesta dañina como consecuencia a las expectativas propias del sujeto al pensar que la electricidad le causará efectos dolorosos y desagradables. Justamente todo lo contrario a lo que pasa con el efecto placebo.

Aquellos que afirman ser alérgicos a la electricidad, describen diferentes niveles de susceptibilidad a campos eléctricos, magnéticos y diferentes frecuencias de ondas electromagnéticas. Esto incluye desde luces fluorescentes y de bajo consumo hasta dispositivos móviles, pasando por redes WiFi.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin