Buscar

Cinco cosas que le pasan a tu cuerpo cuando tienes frío y no sabías

19:54 - 3/11/2018
  • El otoño está en su pleno apogeo y las temperaturas solo hacen que bajar el mercurio
  • ¿Sabías que tu cuerpo también tiene sus propios mecanismos de defensa?
Imagen: iStock

El otoño está en su pleno apogeo y las temperaturas solo hacen que bajar el mercurio del termómetro. Nos encontramos en una época del año donde no pasará mucho tiempo hasta que nos veamos raspando el hielo del parabrisas del coche y tener que vestirnos con cinco capas de más antes de salir a la calle.

Y aunque hay muchas cosas que puedes hacer para evitar las condiciones climáticas del exterior, ¿sabías que tu cuerpo también tiene sus propios mecanismos de defensa? Muchos de ellos están diseñados para mantener la temperatura corporal y ayudar a que el funcionamiento de nuestros cuerpos se mantenga en óptimas condiciones, incluso cuando el termómetro baja de cero.

1. Tu flujo de sangre se reduce

Una de las primeras líneas de defensa de tu cuerpo contra el frío es la reducción del flujo sanguíneo. Cuando nos enfrentamos a las bajas temperaturas, los vasos sanguíneos se contraen y limitan la cantidad de sangre que fluye hasta la superficie de la piel. La consecuencia de esto es tener las manos y pies fríos, pero en realidad es algo bueno: significa que nuestro cuerpo está perdiendo calor de la superficie de la piel para proteger los órganos vitales.

2. Comienzas a temblar

Los escalofríos se producen cuando el cuerpo pierde un grado de su temperatura normal. Cuando esto sucede, una parte del cerebro llamada hipotálamo le hace saber a nuestros músculos que necesitan empezar a moverse para generar calor. Esto es, en esencia, la forma en que tu cuerpo trata de calentarse. Cuanto más frío esté el entorno, más energía necesitará generar nuestro cuerpo y más vigorosamente comenzará a temblar.

3. Las articulaciones y músculos duelen

Cuando los vasos sanguíneos se contraen significa que la sangre no llega a los músculos y los tendones tan rápido como lo hace normalmente. Esto afecta a la flexibilidad y genera sensación de dolor a aquellas personas que, por ejemplo, tienen problemas de espalda o incluso han tenido un esguince. Las bajas temperaturas también hacen que el líquido alrededor de las articulaciones se vuelva más espeso, lo que podría explicar por qué las personas que sufren artritis notan más los síntomas en los meses fríos.

4. Quemas más calorías

¿Sabías que tu cuerpo contiene dos tipos de grasa? Probablemente estés más familiarizado con la grasa blanca que proporciona aislamiento para el cuerpo y funciona como cojín protector para los órganos. Si bien es necesaria para la salud, todos sabemos que en exceso puede ser perjudicial. Pero por otro lado, la grasa parda existe únicamente para quemar calorías y generar calor, un proceso que se inicia de manera natural cuando hace frío.

5. Tu cara se pone roja

Si estamos en la calle y además no vamos cubiertos con una bufanda, lo más seguro es que la próxima vez que te veas en un espejo te encuentres con la nariz y las mejillas rojas. Pero, ¿por qué? Básicamente porque la sangre de esas zonas se redirige a partes más vitales como el corazón y los pulmones.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0