Buscar

Carreteras tan peligrosas que ni los pilotos expertos se atreverían a cruzar

8/11/2018 - 14:34
  • Ponerse al volante puede ser fatal si no cumplimoss las medidas de seguridad vial
  • Las carreteras son peligrosas por sí solas, pero hay algunas que son más temerarias
Imagen: iStock

No son pocas las personas que saben que conducir es una de las actividades más peligrosas que hacemos en nuestra vida diaria. Si no cumplimos con las medidas de seguridad vial, ponerse al volante para dirigirse al trabajo o a cualquier otro destino, puede ser fatal. Estadísticamente, es más probable tener un accidente de coche que de avión.

Todo tiene sentido cuando nos paramos a pensarlo. Si pensamos en toda esa gente que está circulando por carretera o autopista y le añadimos un conductor distraído que va con la velocidad incorrecta o bajo los efectos del consumo de alcohol u otras drogas, es fácil ver porqué conducir un coche es tan peligroso.

Pero, ¿qué pasa con las secciones de carreteras y autopistas que aparentemente tienen un alto número de accidentes y muertes durante todo el año? Es decir, las carreteras normales son peligrosas por sí solas, pero hay algunas que, por cualquier razón, parecen más temerarias que otras.

Es probable que lo primero que se te venga a la cabeza sea la clásica carretera llena de curvas o una autopista sin barreras de seguridad, pero la verdad es que no son las únicas con las que tener precaución. Una vez dicho esto, hoy hablamos de carreteras tan peligrosas que ni los pilotos expertos se atreverían a cruzar.

Paso de Gois, Francia

A primera vista puedes pensar que no es un mal camino para conducir, pero espera unas horas y tu opinión cambiará radicalmente a medida que la marea suba y desaparezca todo el camino. El Passage du Gois (Paso de Gois) es una carretera de 4,5 kilómetros que une la Isla de Noirmoutier con el continente francés. Su peligrosidad se caracteriza por ser una carretera que queda completamente anegada por el mar según la marea, inundándose una media de dos veces por día.

Cañones Skippers, Nueva Zelanda

Los Cañones Skippers son, a día de hoy, una de las carreteras más conocidas de Nueva Zelanda por ser increíblemente aterradora. Cuenta con un estrecho camino muy complicado de conducir: con una longitud de 22 kilómetros, un camino tallado a mano por mineros de hace más de 140 años y una caída de varios cientos de metros, es una carretera tan peligrosa que el seguro de los coches alquilados no cubre cualquier posible incidente.

Camino a Los Yungas, Bolivia

El Camino a Los Yungas es, sin lugar a dudas, digno de su apodo "Camino de la Muerte", ya que contiene todos los elementos de un camino potencialmente peligroso. Cuenta con un carril extremadamente estrecho con un descenso de 3.600 metros de desnivel en 64 kilómetros de recorrido sin quitamiedos.

Si todas estas características no son suficientes para hacerte temblar, cabe decir que esta carretera se vuelve extremadamente resbaladiza cuando llueve y es prácticamente invisible cuando hay niebla. Teniendo en cuenta estas condiciones, no es de extrañar que el Camino a Los Yungas sea célebre por su peligro extremo y popular por el número de muertes en accidentes de tránsito al año.

Paso de montaña Zoji La, India

Zoji La es uno de los pasos de montaña más importantes y emblemáticos de la India. Esta carretera que une las ciudades de Srinagar y Leh, es una de las más altas de los Himalaya, ya que llega hasta los 3.500 metros de altura sobre el nivel del mar. En invierno, debido a las nevadas y los fuertes vientos, el paso suele estar cerrado por razones obvias. Pero incluso cuando el clima es bueno, esta carretera es extremadamente peligrosa: no hay barreras de seguridad y es usado por camiones grandes y ganado.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.