Buscar

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando dejas de fumar

18:43 - 17/11/2018
  • Existe la creencia de que cualquier daño causado a los pulmones es irreparable
  • La función general del cuerpo puede mejorar una vez se han eliminado los cigarrillos
Más noticias sobre:
Imagen: iStock

Existe la creencia de que cualquier daño causado a los pulmones es irreversible, pero no es del todo cierto. Si bien no necesariamente puede deshacer el daño estructural que causan las diferentes sustancias químicas del tabaco, la función de los pulmones puede mejorar significativamente una vez se han eliminado los cigarrillos de la ecuación.

Muchos podrían a llegar a pensar que si el daño ya está hecho, no hay motivo para dejar de fumar. Sin embargo, el cuerpo humano tiene la increíble capacidad de "curarse" a sí mismo, razón por la que en menos de media hora se pueden comenzar a experimentar una serie de beneficios. De hecho, los cambios comenzarán a ocurrir en minutos, horas y días después de apagar el último cigarrillo.

20 minutos

En menos tiempo del que tardas en ducharte, secarte el pelo y vestirte, tu cuerpo está mejorando considerablemente. Después de 20 minutos de dejar de fumar; el pulso, la presión arterial y la circulación de la sangre comienzan a volver a la normalidad. Esto lo notarás en la temperatura de tus manos y pies: se calentarán más rápidamente.

8 horas

El monóxido de carbono es una sustancia química que elimina el oxígeno de la sangre. Esto causa problemas de todo tipo porque algunas partes del cuerpo como los músculos o el cerebro no reciben el oxígeno que necesitan. Pero al final de tu jornada laboral, tendrás la mitad de cantidad de nicotina y monóxido de carbono en la sangre. Por otro lado, es probable que empieces a sentir cierto antojo, pero habitualmente es una sensación que dura solo 5 y 10 minutos.

12 horas

A mitad de tu primer día sin fumar tabaco, el nivel de monóxido de carbono ha vuelto a la normalidad. Esto es algo que tu corazón agradece: ahora no tiene que bombear tan fuerte y rápido para producir el suficiente oxígeno.

24 horas

Si fumas aproximadamente un paquete de tabaco al día (20 cigarrillos), tienes el doble de probabilidades de sufrir un ataque al corazón en comparación a un no fumador. Pero si pasas un día completo sin fumar tabaco, reducirás notablemente las posibilidades.

48 horas

Con dos días sin tabaco, los sentidos del gusto y del olfato se agudizan a medida que las terminaciones nerviosas se regeneran. Los pulmones, por otro lado, se ocupan de eliminar las sustancias tóxicas del cuerpo: expulsan los residuos que dejan los cigarrillos. Todo ello se resume en que tu cuerpo por fin ha eliminado la nicotina. Sin embargo, a las 48 horas aparecen los síntomas de abstinencia; puedes sentirte cansado, mareado o con ansiedad. Son síntomas muy usuales, pero éstos harán más difícil que vuelvas a encender un cigarrillo.

3 días

Al final del tercer día respirarás más fácilmente y te sentirás con más energía que cuando fumabas. Tus pulmones comienzan a recuperarse y seguirán mejorando con el tiempo.

2 semanas a 3 meses

Durante todo este tiempo, el cuerpo ha hecho grandes avances. Tienes más resistencia porque los pulmones son más fuertes y porque tu flujo sanguíneo ha mejorado. Puedes hacer ejercicio sin llegar a asfixiarte y el riesgo de un ataque al corazón se ha reducido a la mitad.

3 a 9 meses

Llegados a este punto, los pulmones han dejado de silbar y puedes hacer respiraciones más profundas sin ningún tipo de dificultad. Esto ayuda a que los resfriados se vayan por donde han venido; durarán mucho menos tiempo que cuando fumabas. Además, el tono de tu piel comienza a recuperar su color natural.

1 año

A final de año, el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca son las mismas que si nunca hubieras fumado. Las probabilidades de un derrame cerebral o cáncer cervical también son las mismas que las de un no fumador. Y en comparación con el primer día que dejas de fumar, tienes la mitad de probabilidades de contraer cáncer de boca, garganta, esófago o vejiga.

Comentarios 0