ViralPlus

Descuidar sus dientes y otras cosas que los dueños de perros no deben olvidar

  • Acciones sencillas que pueden mejorar nuestro vínculo con el perro
  • Si las ponemos en práctica mejoraremos no sólo su comportamiento, sino también su salud
Pixabay

Cuando un perro entra en casa, éste pasa a ser un compañero más en nuestra vida. Es por ello que tenemos que mentalizarnos que además de ser nuestra mascota, el perro necesita de ciertos cuidados.

Hasta aquí nada fuera de lo normal, pero ¿sabes realmente cuáles son las acciones que haces bien con él y aquellas que de verdad pueden hacer más fuerte nuestro vínculo con él?

A lo largo de las siguientes líneas podrás descubrir, casi con total seguridad, algunas acciones que deberías evitar con tu perro y otras que necesitan ciertos apuntes. No obstante, no tienes de qué preocuparte, te contaremos paso por paso todo lo que tienes que saber para que tu perro sepa comportarse por ejemplo a la hora de dar un paseo o la mejor manera de actuar cuando su actitud no sea la adecuada.

Los perros también necesitan cepillarse los dientes. Al igual que las personas, los perros precisan un cuidado bucal. A través de los dientes estos animales pueden coger varias enfermedades que con el paso del tiempo se agravan. Existen diferentes tipos de alimentos que ayudan a la higiene de los dientes y en caso de duda, siempre puedes acudir al veterinario.

Durante los paseos asegurate que tú guías al perro, no él a ti. ¿Cuántas veces se ha dado la situación a la hora de pasear a tu perro de que es él quien lleva la voz cantante? Esta circunstancia no sólo lo agota, sino que también puede provocar accidentes a la hora de cruzar la calle. Sé tú quien lo guía a él, tira de la correa cuando se adelante y procura que viaje a tu altura.

Jamás golpees a tu perro. No hay peor forma de hacer ver a un animal o persona que ha actuado mal que emplear la violencia física. Utilizarla sólo hará que el vínculo con él se rompa. Trata de reñirlo, que se siente a tu lado o mostrarle aquel objeto que ha roto, pero nunca uses la violencia.

Caricias en el momento equivocado. Hilando con el apartado anterior, si cuando nuestro perro actúa mal en lugar de reñirle empleamos una caricia, la mascota no terminará diferenciando si realmente ha hecho algo bien o incorrecto. Sabemos que esa tierna cara y ojos con los que nos mira es tentadora, pero sé fuerte.

Cuidado con sobrealimentarlo. Generalmente tendemos a llevar el cuenco de comida del perro conforme éste se encuentra medio vacío. Error. Al igual que las personas, los perros tienen un cierto límite a la hora de comer y en caso de ver el plato rebosante, como es lógico, acudirán a él. Pero, ¿lo necesitan? Acude a tu veterinario de confianza para estimar la cantidad de comida necesaria para tu perro y dicho sea de paso, conocer su peso óptimo.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

RODOLFO ZALAYA ZUBIZARRETA
A Favor
En Contra

Chiste:

Una mujer paseaba a su perro sin correa. El perro se acercó a un hombre y la mujer le dijo:

- Tranquilo, que no hace nada.

Y el hombre le respondió:

- ¿Y para qué quieres un perro tan vago?

Puntuación 0
#1