Buscar

Cinco consejos definitivos para mantener la gripe a raya este invierno

11/01/2019 - 16:07
  • Lo cierto es que podemos sufrirla en cualquier época del año
  • Se transmite por vía aérea o a través de las manos o los billetes, entre otros
Más noticias sobre:
Imagen: iStock

Fiebre, cansancio extremo, mucosidad, dolor de garganta, ganas de dormir todo el día, pocas fuerzas para levantarse de la cama, la tos... Aunque con el descenso de las temperaturas esta enfermedad infecciosa se vuelve más fuerte, lo cierto es que podemos sufrirla en cualquier época del año.

El culpable de esta enfermedad infecciosa es el virus ARN, que se transmite por vía aérea o a través de las manos o los billetes, entre otros objetos. En los seres humanos afecta a las vías respiratorias, esto es, nariz, garganta, bronquios e infrecuentemente pulmones. Sin embargo, también puede afectar al corazón, el cerebro o los músculos.

La gripe se propaga a partir de individuos infectados y a través de gotas en aerosol en el aire procedentes de la secreción nasal, bronquial o saliva que contengan el virus. Estas gotas son emitidas con la tos, los estornudos o con tan solo hablar a unos pocos metros de distancia con otra persona. Esta enfermedad infecciosa suele resolverse espontáneamente en algunos días, pero siempre puedes prevenirla si sigues algunos de estos consejos.

1. Lavarse las manos

Conservar y lavarse bien las manos es una forma de evitar caer enfermo en temporada de gripe y para no propagar gérmenes en todo aquello que tocamos. Sin embargo, cuando nos lavamos las manos pensamos que sólo basta con enjuagarlas con un poco de jabón y agua para deshacerse de virus y bacterias adheridas. Lo más recomendable es lavarlas en profundidad durante aproximadamente 20 segundos; solo de este modo se puede reducir la probabilidad de caer enfermo.

2. Beber agua

El agua no solo tiene una cantidad abrumadora de beneficios, sino que también ayuda a fortalecer los mecanismos inmunológicos naturales de nuestro organismo. El cuerpo humano está compuesto por un 70% de H2O, razón por la que beber las cantidades ideales de agua es lo mejor para mantener nuestros órganos y sistema funcionando adecuadamente. Dicho en pocas palabras, cuánto más hidratados estemos, más difícil será que el virus de la gripe nos afecte.

3. No exponerse a cambios bruscos de temperatura

A estas alturas ya tenemos nuestros armarios equipados con ropa más gruesa, hemos acondicionado nuestras casas con mantas, estufas y braseros. Pero aún así, hay que seguir ciertas medidas para no exponernos a los cambios bruscos de temperatura que podrían hacernos enfermar de gripe. Es tan sencillo como equiparse con accesorios que minimicen el impacto del aire frío en la garganta, nariz y pecho cada vez que entramos o salimos de algún sitio.

4. Dormir

El sueño es una necesidad vital del sistema fisiológico. Cuando estamos privados de éste, la salud y el bienestar pueden sufrir de innumerables maneras, pero sobretodo somos más receptivos a la hora de contraer enfermedades como la gripe. Nuestro organismo necesita sus siete u ocho horas de sueño para regenerarse y mantener sus funciones básicas, por lo que dormir ayuda a fortalecer nuestras defensas.

5. Comer bien

Es importante no saltarse ninguna comida porque a medida que bajan las temperaturas, las facultades de nuestro sistema inmunológico también disminuyen. El cuerpo necesita los nutrientes y vitaminas de las comidas para mantener saludables las células que combaten y actúan contra las infecciones.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.