Buscar

¿Quién diseñó estos juguetes? Falsificaciones con fallos garrafales

11/02/2019 - 12:12
  • Puede parecer increíble que alguien aprobara la venta de estos juguetes
  • ¿A quién diantres se le ocurrió la brillante idea de diseñarlos?
Imagen: Imgur

No es la primera vez que reunimos una serie de fotografías con doble sentido. La pareidolia es algo que siempre nos deja asombrados y un fenómeno que cuestiona nuestra vista y la forma en que percibimos el mundo que nos rodea. Podemos encontrar pareidolia en casi cualquier cosa que imagines, pero cuando lo aplicamos a juguetes infantiles, los resultados pueden ser cuanto menos bizarros e hilarantes.

Los juguetes están diseñados y fabricados por adultos, por lo que es de esperar un buen resultado final del producto. Sin embargo, siempre hay excepciones que confirman la regla. ¿A quién diantres se le ocurrió la brillante idea de diseñar estos juguetes? ¿En qué estaban pensando? Desde la cabeza de una muñeca utilizada como cola de un caballo hasta un Elmo Cosquillas que da miedo, parece increíble que alguien aprobara la venta de estos juguetes.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

El flash: toda la última hora