Buscar

¿Para qué servían los "erizos checos" usados en el Desembarco de Normandía?

11/02/2019 - 12:15
  • El Día D representa una de las operaciones militares más importantes de la historia
  • Lejos del significado que puedan tener en el cine, su función no era puramente bélica
Imagen: Wikipedia

El Desembarco de Normandía representa una de las operaciones militares más grandes e importantes de la historia. Conocido como el Día D, fue el mayor asalto efectuado e involucró lo que básicamente equivalía al poder colectivo de un gran porcentaje de naciones del mundo luchando para la liberación de los territorios de la Europa occidental ocupados por la Alemania Nazi.

La batalla más decisiva de la Segunda Guerra Mundial se ha representado una gran cantidad de veces en el séptimo arte. Pero mientras que algunas secuencias quedan grabadas en nuestras retinas, otras simplemente permanecen clavadas en nuestra memoria para siempre. Esto es lo que consiguió Steven Spielberg con su película Salvar al soldado Ryan en una increíble escena introductoria que, a día de hoy, es probablemente uno de los mejores ejemplos visuales de lo que sucedió aquel 6 de junio de 1944.

Durante la escena, los soldados aliados trataban de buscar cobertura sobre unas grandes estructuras metálicas clavadas en la arena. Pero lejos del significado que puedan tener durante la secuencia de la película de Spielberg (y por supuesto en el Día D), la función de los erizos checos no era puramente bélica.

Entonces, ¿para qué servían los erizos checos utilizados en el Desembarco de Normandía? Básicamente, si un tanque u otro vehículo similar intentaba conducir sobre una de estas estructuras metálicas, el resultado era, inevitablemente, quedarse atascado. Y cuando se usaban en una playa como esta, los erizos también tenían el potencial de perforar los cascos de los barcos que se acercaban a la orilla si la marea era alta. Pero además de todo ello, la variedad metálica de los erizos checos demostró ser verdaderamente inamovible, ya que incluso con las explosiones más poderosas mantenían su función.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

El flash: toda la última hora