Buscar

Dime lo que comes y te diré cómo es la salud de tu cerebro

18/02/2019 - 13:40
  • La dieta puede ayudarnos a prevenir todo tipo de trastornos y alteraciones
  • Hay alimentos y comidas que pueden beneficiar o perjudicar a nuestro cerebro
Imagen: iStock

La dieta tiene una gran influencia en nuestro metabolismo y puede ayudarnos a prevenir todo tipo de trastornos y alteraciones. Una alimentación equilibrada consigue disminuir las probabilidades de sufrir enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer, mejorar el rendimiento intelectual y preservar la memoria durante muchos más años.

Si queremos cuidar la salud del cerebro, entonces debemos seguir una dieta rica en vitaminas, minerales, proteínas y grasas buenas. Pero mientras existen alimentos que contienen propiedades favorables que sirven para desarrollar y fortalecer nuestro órgano más importante, hay otros que promueven la pérdida de memoria.

Desde el desayuno al postre, hay ciertas prácticas y alimentos que pueden beneficiar o perjudicar a nuestro cerebro, te contamos cuáles son.

Desayunar y ayunar

No en vano muchas investigaciones han demostrado que existe una conexión directa entre ayunar y problemas de salud, como la presión arterial alta, colesterol, diabetes, aumento de peso no deseado y pérdida de rendimiento intelectual. Es por ello que llevarse algo al estómago durante las primeras horas de la mañana es tan importante: puede mejorar la memoria, regular los niveles de glucosa y permite empezar con la energía que necesitamos para enfrentarnos al día.

Grasas sanas y perjudiciales

Está claro que una despensa llena de dulces, bollería industrial, alimentos procesados, patatas fritas y otro tipo de snacks no inspiran a alcanzar una pérdida de peso, pero tampoco aportan nada beneficioso a nuestro cerebro. Pero si bien las grasas trans pueden estar directamente asociadas con una peor función cognitiva, es importante consumir las grasas buenas que encontramos en los pescados. Los ácidos grasos omega-3 contribuyen a disminuir los niveles de colesterol, mejoran la memoria y previenen la formación de trombos y coágulos.

Azúcares

El cerebro utiliza más energía que cualquier otro órgano del cuerpo humano, y todos sabemos que la glucosa es su combustible. Pero, ¿cómo afectan los azúcares a nuestro cerebro? No son pocos los científicos que han demostrado que los alimentos dulces, salados y, en líneas generales, las grasas trans, pueden producir efectos similares a la adicción en el cerebro. El consumo excesivo de azúcar puede afectar tanto a nuestras habilidades cognitivas como a nuestro autocontrol. Es decir, cuando saboreamos esta sustancia, se activan unos mecanismos que advierten como objetivo seguir consumiéndolo, lo que además nos podría llevar al sobrepeso.

Hidratación y deshidratación

Beber la cantidad adecuada de agua al día afecta a todo, incluso a nuestro cerebro. Los beneficios de hidratarse han sido ampliamente investigados, a menudo sobre cómo el agua da mágicamente una piel de bebé, pero lo más importante es que ayuda a nuestro cerebro funcionar correctamente. Todas esas sinapsis y neuronas necesitan H2O para trabajar adecuadamente, razón por la cual es esencial que bebas la cantidad ideal al día para que se mantenga en forma.

Té y sus beneficios

El té negro y verde son fuentes ricas en antioxidantes llamadas catequinas que pueden repeler el daño oxidativo en todo el cuerpo, incluido el cerebro. También se ha demostrado que el té baja la presión arterial y los niveles de colesterol, con lo que un par de tazas de té al día te ayudarán a mantener el cerebro sano.

Comentarios 0