Buscar

¿La forma correcta de comer una piña? El descubrimiento viral que no pasa desapercibido

13/03/2019 - 13:32
  • Twitter nos vuelve a sorprender con un truco que nunca se nos habrían ocurrido
  • Miles de usuarios han intentado de replicar esta misma hazaña
Imagen: Twitter / AliasWero

A estas alturas de la vida probablemente ya sabes cómo pelar ciertas piezas de fruta, pero de vez en cuando las redes sociales nos sorprenden con ingeniosos trucos que nunca se nos habrían ocurrido por cuenta propia. En esta ocasión, la última tendencia viral es una manera de comer piña sin necesidad de tener que pelarla.

Cuando queremos comer piña normalmente quitamos la denominada "corona", seccionamos la base, retiramos la piel de arriba a abajo y finalmente la cortamos en finas rodajas. Pero si este proceso te da bastante pereza, entonces este método está hecho para tí.

No somos pocos los que sabemos que la piña es una fruta tropical especialmente difícil de cortar, y cuando lo hacemos, probablemente desperdiciamos gran parte de su jugo. Sin embargo, han aparecido una serie de vídeos en Twitter que muestran un novedoso método de cómo hay que comerla. Miles de usuarios han intentado de replicar esta misma hazaña, pero los resultados no siempre son los mismos.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.