Buscar

Ocho objetos cotidianos que deberías dejar de guardar en el baño

14/03/2019 - 14:22
  • Parece ser un sitio donde almacenar una gran cantidad de artículos
Imagen: iStock

Ya sea para lavarnos las manos, ducharnos, hacer nuestras necesidades o simplemente asearnos para salir a la calle, es seguro decir que el cuarto de baño es uno de los lugares de casa que más utilizamos diariamente. Pero si bien es verdad que es una de las habitaciones del hogar más usadas, de más está decir que también es la cuna de algunos objetos cotidianos que en realidad no deberían estar ahí.

No son pocos los que ven su cuarto de baño como un lugar para relajarse con una larga ducha de agua caliente: nada supera ese momento del día. Para otros, sin embargo, el baño parece ser un sitio donde almacenar una gran cantidad de artículos cotidianos, como medicinas o toallas. Pero, ¿qué es lo que realmente deberíamos guardar y qué no? Probablemente muchas menos cosas de las que pensabas.

1. Medicinas. Si guardas medicinas en el cuarto de baño, corres el riesgo de que éstas se dañen. Los cambios de temperatura y en especial la humedad no son nada buenos para la salud de los medicamentos. El mejor lugar para guardarlos es un lugar seco.

2. Cosméticos. El maquillaje y los perfumes deben guardarse en un lugar fresco y seco, y ese no es precisamente el entorno que ofrece tu cuarto de baño.

3. Cepillo de dientes. Otro de los artículos que no deberían estar en el baño son los cepillos de dientes, y de ser así, asegúrate de guardarlos dentro de un armario o con su respectiva tapa. De lo contrario, los cepillos están expuestos a las bacterias y gérmenes que viven dentro de esta habitación.

4. Toallas. Mucha gente no cae en la idea de que los cambios de temperatura pueden afectar directamente a los productos que se almacenan allí, y las toallas son otro de los artículos que pueden verse afectados con el tiempo cuando se exponen constantemente a dicho contraste.

5. Cuchillas de afeitar. Otra vez más, la humedad y los cambios de temperatura son la razón por la cual no deberíamos guardar las cuchillas de afeitar en el baño. Éstas pueden oxidarse e inclusive dejar de funcionar correctamente.

6. Revistas. Es probable que te resulte muy satisfactorio volver a leer revistas viejas, pero llega un momento en el que debemos decirles adiós, especialmente si las utilizamos cada vez que vamos al baño. Éstas son testigo de cambios bruscos de temperatura y posiblemente ha pasado por varias manos, así que lo mejor es asumir que debemos tirarlas o bien evitar que descansen en el cuarto de baño.

7. Esmaltes para uñas. Se supone que los esmaltes para uñas duran aproximadamente dos años, pero puedes acortar drásticamente su vida útil guardándolos en el baño.

8. Secador de pelo, rizador o plancha. A pesar de que pueda parecer un tanto contradictorio (ya que tener esta serie de instrumentos normalmente se guardan en el baño con productos para el pelo), exponer nuestras herramientas electrónicas a la humedad puede acortar la vida útil de los mismos. Lo óptimo es guardarlos en un cajón o armario de baño.

Comentarios 1

#1
14-03-2019 / 22:55
RODOLFO ZALAYA ZUBIZARRETA
Puntuación 2

Jamás me he comprado un cepillo de dientes. Yo jamás sonrío. Siempre mantengo la boca cerrada. Mis dientes son de color marrón oscuro. Jajajajaja.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.