ViralPlus

Cinco señales incuestionables de que tu gato está cabreado contigo

  • Tienen la capacidad de poder comunicarse a través de sus gestos y acciones
  • Generalmente dan señales bastante claras de que están enfadados
Imagen: iStock

A pesar de que los gatos no pueden hablar, lo cierto es que tienen la capacidad de poder comunicarse a través de sus gestos y acciones. Cuando uno de estos amigos peludos está contento y feliz, es fácil adivinarlo: te mira y parpadea lentamente, se acaricia entre tus piernas, te enseña su barriga o incluso te maúlla. Seguro que conoces todas esas señales pero, ¿cómo saber que está enfadado contigo?

Así como los gatos utilizan el lenguaje corporal y sus distintas clases de maullidos para demostrar que se sienten cómodos contigo, hacen lo mismo para exhibir que están molestos. Y para saberlo no tienes que tener ninguna especie de sexto sentido, ya que generalmente dan señales bastante claras de que se han enfadado. Desde una simple mirada hasta meterse debajo del sofá, estos son algunos de los síntomas más esclarecedores de que tu gato está cabreado contigo.

1. "Mal de ojo"

Si eres dueño de un gato, entonces seguro que conoces esta mirada. Lo creas o no, los felinos también pueden llegar a ser muy expresivos, y la gran mayoría de veces podemos adivinar que están enfadados con nosotros porque nos miran fijamente con ese "mal de ojo". Otra indicación de que podría estar molesto es cuando se le dilatan las pupilas, pero esto puede suceder por una amplia variedad de razones.

2. Las orejas se inclinan hacia atrás

¿Tu amigo de cuatro patas aplana sus dos orejas de forma que parecen las alas de un avión? Si la respuesta es afirmativa, debes saber que esta posición es un indicador bastante claro de que tu gato está tremendamente enfadado. En caso de que baje sus orejas hacia atrás es recomendable no intentar tocarlo porque es en este estado cuando puede atacar: recuerda que no está de buen humor.

3. Se esconde debajo del sofá

Si tu gato se esconde debajo del sofá o cualquier otro hueco y se niega a salir de ahí, significa que está molesto contigo o que tiene miedo. Que tu amigo de cuatro patas se oculte en algún lugar de la casa es una de las primeras señales de que no se siente a gusto contigo o con una situación en concreto. El motivo por el cual se resiste a salir es porque en ese hueco ha encontrado protección y seguridad.

4. Te muerde la mano cuando lo acaricias

Seguro que alguna vez has acariciado cariñosamente a tu gato y éste ha respondido dándote un mordisco en la mano. Aunque pueda parecer un poco extraño, es un gesto bastante normal que indica que tu mascota está intentando controlar la situación. Si tu felino no está relajado y le estás dando caricias, esa pequeña mordedura es una manera de decirte "déjame en paz".

5. Bufido

Por supuesto, no podía faltar una de las señales más claras de que tu gato puede haberse enfadado, pues no cabe duda de la intención de un bufido: significa que se siente amenazado y que está listo para atacar si es necesario. Ese sonido viene acompañado de una espalda arqueada, cola hinchada, orejas planas y la boca muy abierta.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin