Buscar

No hace falta ser cantante de ópera para romper una copa con la voz

13:51 - 20/04/2019
  • Podemos fracturar cualquier material que oscila si conocemos su frecuencia de resonancia
  • Si conseguimos conocer la frecuencia de resonancia, la nota de una copa, podemos romperla
  • La potencia de la voz no es tan importante como saber dar la nota concreta y mantenerla
Copas de cristal. Imagen: Pixabay

Seguro que si piensas en una copa y en una cantante de ópera, lo primero que se te viene a la mente es esa típica imagen de una intérprete mostrando el poderío de su voz, rompiendo una copa a cierta distancia. Lo cierto es que no depende de la potencia de la voz y, sabiendo cómo hacerlo, cualquiera de nosotros puede romper una copa de cristal con su voz. ¡No necesita ser cantante de ópera para lograrlo!

¿Por qué crees que la copa de rompe? Muchos piensan que es la potencia de la voz, su fuerza, lo que termina rompiendo la copa. Una especie de onda expansiva de sonido que choca contra la copa de cristal y, al ser fina, termina rompiendo. No, ya puedes pegar los mayores gritos a una copa que podría no romper nunca. La clave se llama frecuencia de resonancia, y esto es lo más importante para reventar una copa u cualquier otro objeto.

Podemos fracturar cualquier material que oscila si conocemos su frecuencia de resonancia. La copa, al ser cristal fino, puede oscilar -cambiar de forma- con bastante facilidad. Es esta oscilación o vibración del cristal la que produce el sonido, por ejemplo, cuando las hacemos sonar o chocar. Esta oscilación en el cristal sigue una cadencia de resonancia, la cual emite una nota concreta. Una nota suena como un La, mientras que la otra puede sonar como un Si, por ejemplo.

Cada copa tiene una frecuencia de resonancia máxima, es decir, el mayor grado de oscilación que puede soportar. Si conseguimos conocer la frecuencia de resonancia máxima de una copa y la mantenemos durante cierto tiempo, la copa terminará vibrando demasiado y estallará. El material se fractura por aguantar esa oscilación máxima durante mucho tiempo, soportando gran tensión.

Por tanto, sólo debes averiguar la frecuencia exacta a la que suena la copa, por ejemplo un Do. Para ello golpea la copa y escucha en qué nota suena. Practica con tu voz para hacer un sonido prolongado con esta frecuencia y acércate la copa. Si mantienes este sonido de tu boca con la frecuencia adecuada y el tiempo necesario, que serán unos segundos, podrás fracturar la copa.

Comentarios 0