Buscar

Comerse los mocos, más un problema de salud que de higiene

25/06/2019 - 12:30
  • Comerse los mocos es un acto poco higiénico en nuestra sociedad
  • Pero más que higiénico, puede llegar a ser un problema de salud
  • Los mocos son una de las primeras barreras de defensa del cuerpo
Sonarse la nariz. Imagen: Pixabay

Muchos niños y niñas pequeñas pueden tener la intención de comerse los mocos, y algunos adultos también... Por supuesto se trata de algo muy desagradable y que afecta a la higiene de dichas personas. Por ello, cuando vemos a los peques haciendo esto, debemos corregirlos y decirles las causas de por qué no se puede hacer. Lo cierto es que no es sólo un problema de higiene, es un problema de salud.

Dependiendo de la cultura, comerse los mocos es socialmente más o menos apropiado. El 90% de las personas se hurgan la nariz y de ellas una parte termina en donde no debe. Sólo hurgarse la nariz es peligroso, ya que debajo de nuestras uñas viven bacterias que nos pueden hacer enfermar. La sustancia que compone el moco es principalmente agua y algunas proteínas inmunológicas que le dan ese aspecto pegajoso. Estas proteínas también combaten a los gérmenes, así que el moco es una de las primeras defensas de nuestro cuerpo en la nariz.

Y es que los mocos están llenos de gérmenes y bacterias del exterior; si no los tuviéramos en la nariz estaríamos enfermos de forma continuada. Con el tiempo y el aire, el moco se queda más sólido, momento en que puede llegar a molestar y debemos expulsarlo. Debemos recordar que en este moco se encuentran atrapadas gran cantidad de bacterias del exterior, así que la opción lógica es coger un pañuelo y sonarnos la nariz.

Sin embargo, las personas que se comen los mocos están introduciendo en su cuerpo las bacterias y virus que el moco había mantenido alejados de nuestro organismo. A medida que nuestro sistema digestivo descompone el moco, puede dejar libre bacterias y otros enemigos de nuestro cuerpo, provocando alguna enfermedad o infección. Por supuesto, no hay ningún estudio que demuestre que comerse los mocos es bueno o fortalece nuestra salud.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.