Buscar

La pulsera de Amazon que te da calambrazos si asaltas la nevera

25/06/2019 - 12:50
  • La mejor pulsera para controlar nuestros malos hábitos
  • Pavlok suelta una descarga de 350 voltios
  • Un familiar puede controlar la descarga a distancia
Pulsera Pavlok. Imagen: Amazon

¿Has intentado alguna dieta y siempre has terminado por abandonarla? ¿Te has propuesto un objetivo para ahorrar dinero todos los meses y siempre terminas comprando algo innecesario? Si tienes alguno de estos problemas lo último que ha llegado a Amazon es lo que necesitas para controlar tus pequeños pecados incontrolables. Una pulsera que da calambres.

Las pulseras de actividad llevan ya varios años con nosotros y es rara la persona que no las ha probado alguna vez. También algunos relojes digitales pueden tener estas funciones especiales: controlar lo que andamos, saber las calorías que perdemos, controlar nuestro sueño, etc. Pero la pulsera Pavlok es diferente: no controla nuestro estado físico sino que controla nuestro comportamiento. Y lo hace a base de pequeños calambres en el brazo.

Cada vez que caemos en la tentación y hacemos uno de nuestros malos hábitos, la pulsera Pavlok suelta una descarga de 350 voltios, algo que no nos hará daño -cuidado las personas que sufren del corazón- pero sí la notaremos. Es como cuando te cargas de electricidad estática y cualquier pieza de metal suelta una descarga.

Pulsera Pavlok. Imagen: Amazon

Posee sensores de movimiento, GPS, Bluetooth, lo que ayudará a identificar algunos hábitos (morderse las uñas, picar entre horas, acudir al estanco a por tabaco, etc). También se puede conectar con otras aplicaciones que le informarán, por ejemplo, si has realizado un gasto de dinero grande. Además, puede estar conectada a los móviles de otros familiares que activarán la descarga si haces algo incorrecto.

La pulsera tiene un botón para pulsarlo si reconocemos que hemos hecho algo igual. Supuestamente el cerebro poco a poco asociará ciertas acciones al calambrazo, dejando de hacerlas de forma involuntaria o voluntaria. El cerebro rechazará la idea de beber, fumar, comerse las uñas, etc.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.