Buscar

Comer rápido tiene sus consecuencias, y no son nada buenas para tu cuerpo

11:56 - 12/07/2019
  • Comer rápido puede desembocar en engordar y aerofagia
  • Masticar cada bocado es muy importante para hacer una buena digestión
Comer rápido. Imagen: iStock

Ya sea por falta de tiempo o bien por tener hambre desmesurada, lo cierto es que tanto en cenas como comidas no es nada saludable ingerir los alimentos de forma rápida. Puede que algunas consecuencias ya las conozcas, pero te adelantamos que la gran mayoría no benefician para nada a tu cuerpo.

Si piensas que comer rápido puede no repercutir negativamente en tu físico, sentimos decirte que estás francamente equivocado. De hecho si estás siguiendo una dieta, vas al gimnasio y no dudas en salir a correr por las tardes pero aún así no terminas de comprender porque no pierdes más peso tal vez deberías replantearte esos 10 minutos que dedicas a comer.

Debes comprender que la hora de la comida supone un momento del día clave para recuperar energía y aportar la que necesitas para el resto de la jornada. Es por ello que el primer paso que debes dar es masticar la comida, disfruta de cada bocado. Por otra parte y también muy ligado al punto anterior es tomarte tu tiempo para comer. Prestar atención a la TV provoca que llevarnos el cubierto a la boca se convierta en algo automático. Algunos consejos útiles es dejar el tenedor o cuchara sobre el plato entre bocado y bocado.

Comiendo pasta. Imagen: iStock

¿Por qué te decimos estos dos puntos clave a la hora de comer? Pues básicamente porque si no tomas la costumbre de masticar bien la comida o terminas el plato en menos que canta un gallo llevarás tu físico a un estado que no te gustaría, tal y como lees. No hablamos sólo de digestiones pesadas, uno de los puntos que a buen seguro todo el mundo conoce, sino también de otras como engordar mucho más. Piensa que si ingieres comida a una velocidad mayor tu estómago se hará más grande lo que en un futuro se transformará en una mayor necesidad de alimentos para llenar ese espacio.

¿Has terminado de comer alguna vez un plato sencillo a la par que sano y aún no has podido comprender cómo tienes gases? Ya lo mencionamos líneas atrás: come despacio. Si ingieres los alimentos de manera rápida tenderás a introducir bocados más grandes además de aire, es decir, aerofagia. Para concluir y no por ello menos importante, comer rápido aumenta considerablemente las posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Comentarios 1

#1
10-07-2019 / 01:30
RODOLFO ZALAYA ZUBIZARRETA
Puntuación 2

Una tía mía come en la cocina de su casa mientras está escribiendo en su ordenador portátil, el cual ensucia todos los días con macarrones con mucho tomate "Solís".

Su hija (mi prima) come mientras ve "La que se avecina" en un televisor que tienen en la cocina. En el salón comedor tienen otro televisor. Y cinco televisores más, en cinco dormitorios.

Mucha gente come deprisa y sin masticar. No es estrés. Es querer hacer varias cosas a la vez. Eso sí: cosas relacionadas con el ocio (ver la tele, mirar el móvil, ver vídeos en YouTube, etc.).

Vivimos en un mundo lleno de adicciones. Hay que huir de dichas adicciones. Adicción al tabaco, al teléfono móvil, a Internet, a las series de Netflix, etc.

La adicción a Internet es algo bueno, siempre y cuando entres únicamente para leer las noticias publicadas en la sección "EcoDiario.es" de "elEconomista.es".